Escucha esta nota aquí

La Casa Blanca da un giro inesperado en su relación con el régimen norcoreano. A través del secretario de Estado Rex Tillerson,  Estados Unidos pasó de exigir la renuncia al arsenal nuclear a ofrecer un “diálogo directo y sin condiciones previas” a Corea del Norte.

En una conferencia de prensa, Tillerson dijo: “No es realista decir que sólo pueden hablar si vienen a la mesa listos para renunciar a su programa. Han invertido demasiado en él [...] Estamos dispuestos a hablar con Corea del Norte en el momento que quiera. Estamos dispuestos a una primera reunión sin condiciones previas. Simplemente veámonos y entonces podremos empezar a trazar una hoja de ruta”.

El ofrecimiento de Tillerson  todavía no recibió respuesta de parte de Corea del Norte. La postura tradicional de Kim Jong-un, ha sido que solo habrá diálogo cuando se complete su plan de disponer de un misil intercontinental con carga nuclear, según informa El País de España.

La propuesta estadounidense llega a solo dos semanas de la crisis abierta por la última y contundente prueba balística norcoreana