Escucha esta nota aquí

Por primera vez en muchos años de gobierno, el Ministerio de Comunicación convocó ayer a directores de medios de comunicación del país, no a una conferencia de prensa, sino para intercambiar criterios sobre diversos asuntos que atañen al periodismo y a la sociedad en general. La primera cualidad para resaltar del ministro anfitrión, José Manuel Canelas, es que sabe escuchar. Y saber escuchar significa tener empatía por lo que dice el interlocutor aunque no se esté necesariamente de acuerdo con él o con ella. Libre de toda carga ideológica, el ministro Canelas recibe críticas, hace autocrítica y también critica el trabajo de los medios cuando tiene que hacerlo. Todo con la mayor objetividad y respeto. En un ambiente así, nadie está a la defensiva, lo que permite que cada cual asuma la responsabilidad que le corresponde en esto de construir sociedad.

La violencia contra la mujer fue uno de los temas abordados en la mencionada reunión. La complejidad es abrumadora. Ese maltrato se manifiesta de mil maneras: en el hogar, en la palestra pública, en los medios de comunicación, en los estrados judiciales, en las escuelas, en las redes sociales. La presión viene de todos lados y hace que las víctimas desistan de enjuiciar a sus agresores; la administración de justicia no actúa de oficio como la ley manda; y todo vuelve a la ‘normalidad’, como si nada hubiera pasado. Hay planes del Ministerio para encarar esta problemática de manera integral.

Tal vez los padres no tenemos ese don de ganarnos la confianza de nuestros hijos como lo tienen las madres. No obstante, hacer acto de presencia en la vida de ellos y estar ahí para cuando necesiten nuestro apoyo ya sirve de mucho. La frase, “mi papá, mi amigo”, es el mejor regalo que podemos recibir en este día.