Escucha esta nota aquí

La expresidenta argentina Cristina Fernández aseguró ayer en los tribunales que las ocho causas por corrupción por las que fue citada solo buscan generar impacto con un guión digno de los “Óscar”, al tiempo que negó que haya pruebas contra ella y acusó al fiscal de extorsionar a imputados.

“En ningún caso existen pruebas que me vinculen con los supuestos delitos que se dicen investigar”, aseveró la actual senadora en un texto presentado al juez que la citó y ante quien no aceptó responder preguntas.

La viuda del también expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), quien hoy habría cumplido 68 años, acudió a los tribunales de Buenos Aires citada por tercera vez como procesada en la llamada “causa de los cuadernos”, en la que el fiscal Carlos Stornelli y el juez Claudio Bonadio investigan presuntos sobornos de empresarios a altos funcionarios durante el kirchnerismo.

La “causa de los cuadernos” surgió en agosto del año pasado y está basada en ocho cuadernos manuscritos por un chofer del Ministerio de Planificación Federal de Argentina, el más relevante en los Gobiernos de Kirchner y Fernández (2007-2015). Esas libretas contenían con detalle los movimientos que supuestamente ese conductor realizó durante 10 años para recolectar fondos privados.