Escucha esta nota aquí

En Oriente Petrolero no se encuentra paz, ni siquiera cuando gana. Si no es lo deportivo, es lo institucional. Ayer, el vicepresidente del club, Carlos Ribera, anunció que pidió licencia indefinida porque ya no puede trabajar al lado del presidente José Ernesto Álvarez. “Que 'Keko' siga manejando el club como le gusta, solo”, afirmó de manera tajante el alto dirigente. El club se desarma poco a poco.

El domingo, el equipo refinero ganó por 1-0 a Royal Pari y el ambiente parecía mejorar en todo sentido luego de la salida del DT Juan Manuel Llop. Sin embargo, no fue así según dijo Carlos Ribera, quien reveló que ‘Keko’ Álvarez se molestó porque su persona y otros dirigentes reunieron dinero para darle a los jugadores como incentivo de cara al duelo con Royal.

“Me dijo que le estábamos faltando el respeto a la institución, la verdad que me sorprendió, pensé que me llamaba para felicitarme. Estuve ahí para motivar a los futbolistas y al cuerpo técnico porque estaban solos”, señaló Ribera, que el fin de semana estuvo en el hotel de concentración con el equipo y los técnicos Luis Marín Camacho y Marciano Saldías, que asumieron el mando de manera interina, luego de la rescisión de contrato con el ‘Chocho’.

El vicepresidente considera que la gestión de Álvarez es autoritaria. “Creo que Keko se ha tomado el tema personal, ya que todas las ideas o cualquier sugerencia que yo proponía siempre fueron mal vistas por él, siempre las cuestionaba. A él (Álvarez) solo le gusta que lo aplaudan y yo no estoy para esas cosas, no me gustan. Mi presencia está demás”, apuntó el que hasta hace poco fue el presidente interino de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

Sobre los incentivos económicos, Ribera recordó que ese tema no es nuevo y siempre se lo hizo, no solo en Oriente. “Yo acompañé a ‘Choco’ (Miguel Ángel) Antelo y siempre hicimos una polla para incentivar a los jugadores y así fuimos campeones en 2010”, recordó el ahora exdirigente refinero.

Las diferencias entre Ribera y Álvarez volvieron a acentuarse, ya que no es un tema nuevo, pues el año pasado, cuando Carlos fue designado titular interino de la Federación, se generó un ambiente tenso entre ambos.

Sin embargo, hace poco, tras el final del anterior torneo y luego del fracaso del equipo (que no pudo conseguir ni siquiera un premio internacional y mucho menos peleó el título), Ribera dijo que decidió volver al club para apoyar al actual titular que estaba siendo criticado duramente por la mala campaña deportiva.

Pero el entusiasmo no duró mucho y Ribera volvió a dar un paso al costado, aunque esta vez aseguró que no tiene vuelta y si no presenta su renuncia formal es porque no quiere perjudicar la institucionalidad del club, ya que el directorio quedará descabezado legalmente y puede ahondar más la crisis. “El club está por encima de todo, por eso no renuncio, aunque mi licencia indefinida no tiene vueltas”, resaltó.

No tuvo respuesta

Sobre el tema, Álvarez no se pronunció, pues hasta ayer se encontraba en Estados Unidos, desde donde solo respondió por un mensaje (vía Wathassap) diciendo que, por ahora, las voces oficiales del club son el secretario general, Yimy Montaño, y el dirigente Hormando Vaca Díez.

La salida de Ribera no es la única en el directorio de Keko, ya que tampoco está vigente otro de los vicepresidentes, Raúl Bocángel, y el vocal Carlos Pontons, que también hizo público su descontento con la gestión del titular albiverde, a quien, en su momento, tildó de autoritario.

Es más, Pontons pidió que Álvarez dé un paso al costado para reemplazarlo en la presidencia y ofreció la contratación de un técnico extranjero de primer nivel y un par de refuerzos. Al final, su cargo como vocal no le permitía ser el reemplazante ante una hipotética renuncia de Álvarez.

Por el momento, Yimy Montaño se ha convertido en la mano derecha y hombre de confianza del presidente que tiene como único vicepresidente a Percy Áñez, aunque este mantiene un perfil bajo ante los medios de prensa.

Arana está listo para asumir como nuevo técnico

Aunque en las últimas horas su nombre sonó fuerte para que se convierta en el nuevo entrenador del primer plantel de Oriente, Ronald Arana no se desespera y es más se mostró tranquilo, ya que está seguro de que si no es ahora, en algún momento tendrá la oportunidad de dirigir al equipo del cual es hincha. Hoy, la dirigencia refinera puede anunciar al exdefensor como el entrenador oficial hasta diciembre.

“Si no es hoy, en algún momento será”, señaló un confiado Arana que hoy espera tener un respuesta de la dirigencia, luego de haber enviado su propuesta de trabajo para tomar el mando del plantel refinero, que por ahora es dirigido interinamente por Luis Marín Camacho y Marciano Saldías.

“Estoy preparado para asumir porque conozco lo que es Oriente. Si se me da será como volver a mi casa”, apuntó el exzaguero central.

Arana tiene conformado su cuerpo técnico, en el que está el preparador físico argentino Alejandro Nordio, que ya estuvo en el plantel el pasado semestre con Néstor Clausen.

El onceno

Hoy, por la mañana, los técnicos Luis Marín Camacho y Marciano Saldías confirmarán el onceno titular para visitar el domingo a Bolívar en el Hernando Siles, de La Paz. Después de lo visto en las últimas prácticas, es un hecho de que la dupla central conformada por Luis Haquin y Gustavo Olguín se mantendrá.

También fue ensayado en el equipo el volante de contención Matías Duffard, que no estuvo en el anterior duelo ante Royal Pari, debido a una suspensión por acumulación de cinco tarjetas amarillas.

Desde que se conoció la salida de Juan Manuel Llop como técnico de Oriente fueron muchos los currículums de entrenadores que llegaron hasta San Antonio, aunque la dirigencia ya tiene definido quién tomará el mando hasta diciembre, cuando termine el torneo Clausura.