Escucha esta nota aquí

Un individuo, de 18 años, tiene mandamiento de apremio emitido por el Ministerio Público al encontrarse en la clandestinidad después de causar la muerte de su propia hija, una niña de ocho meses a la que, según los datos, lanzó contra el piso en un arranque de ira.

El hecho tuvo lugar en la localidad de San Julián. La bebé, de nombre Nathaniel, fue trasladada el martes 6 por su madre, de 16 años, y por su abuelo paterno, al hospital Japonés, donde la pequeña permaneció en terapia intensiva por el traumatismo encefálico que sufrió, lesión por la cual un médico forense le dio 150 días de impedimento.

Delia Gutiérrez, jefa de Emergencias del centro médico, manifestó que la criatura no resistió y falleció alrededor de las 20:00 del miércoles.

El cuerpo de la niña fue llevado a la morgue judicial para la autopsia correspondiente, mientras que la fiscal Yolanda Aguilera tomó declaración a la madre, que relató el exceso cometido por su marido.
Nathaniel era la primera hija de la joven pareja