Escucha esta nota aquí

El fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) cayó como un balde de agua fría en la ciudad de Tarija, donde se esperaba que se obligue a Chile a negociar una salida marítima para Bolivia. Para el vicepresidente del Comité Cívico, Andrés Castellanos, es una derrota muy dura debido a que el actual Gobierno se mostró triunfalista y llevó adelante una política de confrontación.

Castellanos dijo que si ese habla de agotar el diálogo con Chile tendría que ser otro presidente el que lo lleve adelante y no Evo Morales. 

Por su parte, el senador por Unidad Demócrata, Fernando Campero, afirmó que el presidente Evo Morales y el vocero del mar, Carlos de Mesa, se "aplazaron" tras el fallo negativo de la CIJ.

En su criterio, es una derrota y ahora se está peor que antes de que se presente la demanda ante La Haya.