Escucha esta nota aquí

La implementación del nuevo Sistema Único de Salud (SUS) abrirá las puertas a los médicos bolivianos formados en Cuba de acuerdo a la especialidad y el grado de formación que tengan; el Gobierno definirá los lugares donde se convocará a los profesionales, dijo ayer la ministra de Salud, Gabriela Montaño.

“Para las contrataciones que se van a hacer nosotros estamos definiendo dónde vamos a poner esos recursos humanos de acuerdo a indicadores técnicos y a los índices de vulnerabilidad asumida de manera técnica. Ninguna otra variable es la que nos va definir dónde necesitamos invertir esos recurso humanos, esa plata de infraestructura”, dijo la autoridad ante el pleno de la Cámara de Senadores.

En este momento los médicos bolivianos formados en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) de Cuba ejercen, aunque sin el aval del Colegio Médico de Bolivia y del Sistema Universitario, que afirmaron que esos profesionales no cursaron el 70% de las materias que se exigen en el plan de estudios de Bolivia y de ese modo cuestionaron su capacidad, lo que fue interpretado como un acto discriminatorio.

Para la ministra de Salud, todos los médicos bolivianos son iguales tanto los que fueron formados fuera de las fronteras como los que estudiaron en universidades bolivianas.

Anoche, en el Senado se debatía la ley del SUS y la sostenibilidad del proyecto, principalmente porque los opositores informaron, con ejemplos regionales, que iniciativas similares fracasaron por falta de un proyecto de sostenibilidad.

El senador Homer Menacho dijo que en su región, Pando, se implementó un seguro regional denominado Cosalud y el principal deudor de ese sistema era el Gobierno central, que no pagó por tres años sus deudas.

La senadora Jeanine Áñez también dijo que en Beni se implementó el SUSA y que fue sostenible en tanto duraron los precios altos de los hidrocarburos y se cayó junto con los precios.

El presidente de la Comisión de Política Social, Erwin Rivero, dijo que todo sistema es perfectible en el tiempo, pero que no pueden oponerse a una medida como esta solo porque es año electoral, ya que la ciudadanía no puede seguir esperando una iniciativa por otro año más.

Hasta el cierre de esta edición, la ley del SUS seguía en debate. Su aprobación es inminente.