Escucha esta nota aquí

Era el acto de posesión de Juan Lanchipa como nuevo fiscal general, pero Evo Morales acabó por acaparar la atención con un discurso. En poco menos de media hora, el presidente reconoció que “la justicia es para quien tiene plata y no es para el pobre”, como le dicen algunos de sus allegados, y al mismo tiempo defendió a los nuevos operadores de justicia, de modo que “si alguien ahora protesta contra las autoridades del Órgano Judicial, seguramente extraña que la embajada (de Estados Unidos) siga designando, siga manipulando la justicia boliviana”.

El acto tuvo lugar en la Vicepresidencia. Allí Lanchipa agradeció la designación de la Asamblea Legislativa Plurinacional que, a su juicio, lo eligió por “considerar sus méritos académicos y profesionales”, y reconoció que el Ministerio Público enfrenta una de las peores crisis “que ha lastimado su imagen”.

Es en ese contexto que Morales, con casi 13 años como jefe de Estado, reconoció los problemas del sistema judicial y pidió acabar con ellos. “¿Qué dicen las hermanas y los hermanos que tienen problemas en la justicia boliviana por distintas demandas? La justicia es para quien tiene plata y no es para el pobre. Eso (lo) tenemos que erradicar. Que la justicia sea igual para todas y todos, para la gente que tiene plata, para la gente que no tiene plata, esa es nuestra meta”, señaló.

El presidente le deseó éxito al reemplazante de Ramiro Guerrero para que, desde el Ministerio Público, ayude a mejorar el sistema judicial y responda a las expectativas del pueblo boliviano.

El senador opositor Óscar Ortiz no pasó por alto las palabras del presidente. “Para un presidente que ya lleva casi 13 años en el poder, ya no corresponde seguir culpando al pasado. Los problemas de hoy ya son su responsabilidad”, cuestionó el parlamentario.

Lanchipa no es un desconocido para el Gobierno. Su último cargo, antes de asumir la Fiscalía General del Estado, fue la de presidente del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Pero antes de eso fue director de Reivindicación Marítima.

“Soy consciente de que existen muchos problemas en la investigación y persecución de los delitos, duración prolongada de los procesos penales, alto índice de detenidos preventivos, abuso de la detención preventiva que se utiliza como un anticipo de pena, hechos gravísimos en la impunidad”, admitió el fiscal general Lanchipa.