Escucha esta nota aquí

Alrededor de 300 sentenciados de Puno se dedicaron a limpiar la ribera del lago Titicaca, en el lado peruano. Los privados de libertad, con penas por delitos menores, cumplen esa labor como una estrategia aplicada por la administración de justicia.  

Los privados de libertad limpiaron la bahía del lago y prepararon bermas para la siembra de árboles. Sus sentencias son por delitos como conducir en estado de ebriedad, violencia familiar, lesiones leves, tocamientos indebidos y hurto, según detalla el portal de "El Comercio".

Conoce más: Niños del Perú que cruzan con "bateas" el Titicaca

La Corte Superior de Justicia de Puno informó que ellos también cumplen sus penas en escuelas públicas, beneficencia, municipalidades, comisarías, entre otras instituciones del Estado a las que acuden para ayudar.

Se señala que la aplicación de este tipo de medidas constituye una efectiva modalidad de reinserción social, toda vez que el condenado cumple satisfactoriamente la sanción impuesta en beneficio de la sociedad.

Lee también: Urgen 100 millones para salvar al lago "Titicaca"