Escucha esta nota aquí

Los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y Francia, Francois Hollande, acordaron este jueves coordinar las acciones militares de sus países contra el Estado Islámico (EI) y otros grupos yihadistas en Siria.

"Hemos acordado que en breve nos coordinaremos tanto en el plano
bilateral como en el de la coalición liderada por Estados Unidos, en
general", afirmó Putin en una rueda de prensa conjunta en el Kremlin.

Putin precisó que "se trata de definir los territorios en los que se pueden lanzar ataques y en los que es mejor abstenerse de efectuar bombardeos".

Al respecto, Hollande aseguró que "los ataques contra el EI se intensificarán" de manera coordinada con Rusia "con el fin de
aumentar la eficacia de esas acciones" militares. 

"Le he dicho al señor Putin que Francia está dispuesta y desea
trabajar codo con codo con Rusia para lograr un objetivo común: la
lucha contra los grupos terroristas y el EI, en primer lugar", dijo
Hollande.

Al respecto, destacó que "Europa está ahora movilizando sus
fuerzas
en la lucha contra el terrorismo" y llamó a los ministros de
Defensa de "todos los países europeos" a coordinar sus acciones
contra el yihadismo.

Adelantó que Francia centrará sus ataques en los yacimientos de
petróleo
controlados por el EI y los convoyes que transportan crudo
desde Irak a otros países, a través de Siria, principal fuente de
financiación de los yihadistas.

Diferencias sobre Bachar al Asad

En lo que discreparon ambos mandatarios es en el futuro del
presidente sirio, Bachar al Asad, defendido por Rusia e Irán y cuya
renuncia demandan Estados Unidos, la Unión Europea, Turquía y Arabia
Saudí.

"Por supuesto, Asad no puede jugar ningún papel en el futuro de
este país
(Siria). Pero para ello es necesario también que Rusia
juegue uno de los papeles más preponderantes en este proceso (de
arreglo político)", señaló el presidente de Francia.

Putin dijo por su parte que "el Ejército del presidente Asad y él
mismo son los aliados naturales
en la lucha contra el terrorismo".