Escucha esta nota aquí

Desde este jueves hasta el sábado los cruceños están prohibidos de vender o injerir bebidas alcohólicas debido a que estos días, por disposición del Gobierno Municipal, están destinados al regocijo espiritual. Para asegurar que esto se cumpla hay una ley que sanciona a los que desobedezcan.

Según un comunicado del Concejo Municipal de Santa Cruz, el propósito de la ley 034/2015 es que “el pueblo cristiano pueda recordar y reflexionar sobre la muerte y resurrección de Jesucristo”.

El documento advierte que el expendio y consumo de bebidas alcohólicas, así como la atención de locales públicos de venta de licor y la emisión de sonidos musicales, están prohibidos.

El incumplimiento a esta normativa será sancionado con una multa de tres salarios mínimos y con el cierre temporal de la actividad comercial.