Escucha esta nota aquí

Saúl Ávalos, concejal y dirigente del MAS en Santa Cruz, deberá trasladarse a la ciudad de La Paz para comparecer como testigo por presuntos hechos de corrupción al interior de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

"Ha sido citado el señor (Saúl Ávalos) como testigo de este caso. La señora (Ericka) Rojas dice que le ha entregado las prendas que encargó Yacimientos al señor Ávalos. Eran unas prendas para la campaña", señaló el fiscal asignado al caso, Leopoldo Ramos. 

En días pasados, la propietaria de la empresa Colibrí, Ericka Rojas, una de las detenidas y presuntas integrantes del "clan", reveló que “siempre” debía pagar "coimas" para adjudicarse contratos con la estatal petrolera.

El fiscal dijo que "no tiene la cantidad exacta" de las prendas que confeccionó la empresa Colibrí para YPFB y tampoco el monto de los contratos. Se limitó a señalar que el concejal cruceño junto a otras personas deberán asistir a declarar desde la próxima semana. 

Informó que son cinco las personas que deberán explicar su relación con YPFB y las empresas acusadas de un daño económico al Estado mayor al medio millón de dólares.

"Tienen que venir a aclarar esta situación, caso contrario pueden pasar a ser imputados. Va a ser investigado todo, tendrá que ser investigado", señaló el investigador a medios de comunicación. 

Camacho denuncia otro "clan"

Selva Camacho fue enviada a la cárcel de Palmasola acusada por una serie de delitos que tienen que ver con la presunta red de corrupción que operaba desde la Unidad de Comunicación de YPFB. Antes de ello, denunció la existencia del "clan Villegas".

"Pero como él habla del clan Camacho aquí está, es el verdadero clan, el clan del licenciado Carlos Villegas Quiroga, como ustedes van a ver el clan lo conforma él, Carlos Villegas, lo conforma su mujer I.V., también su sobrina", dijo la imputada.