Escucha esta nota aquí

A pesar de la chilchina y del surcito que reinó ayer en la ciudad, en el cambódromo se llevó a cabo la III Expowillys, evento en el que los amantes de este tipo de vehículo antiguo pudieron apreciar, desde las 9:30 hasta las 17:30, más de un centenar de los clásicos jeeps de modelos civiles y militares.

Además Ovando expuso los últimos modelos de Jeep y se mostraron diferentes réplicas a escala, juguetes, objetos conmemorativos y libros, y se realizó un concurso de dibujo infantil con la temática de estos motorizados que comenzaron a fabricarse a pedido del Ejército estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial.

Jaime Cuéllar, que fue el primer presidente del Club de Willys Santa Cruz, contó que estos motorizados nacieron únicamente como vehículos militares y que al finalizar la guerra no se hicieron más. No obstante, agregó, los fabricantes pensaron en un modelo civil y nació el posguerra, que era un jeep agrícola.

Medardo Gil, restaurador de willys y que tiene uno de los modelos más antiguos de 1942, dijo que este año lograron reunir unos 100 entre jeeps y vagonetas willys, pero que en 2010 llegaron a 126.
Chuny Callaú, vicepresidente del Club de Willys Santa Cruz, dijo que la muestra es un evento organizado por la institución como una forma de celebrar los 12 años de creación del club, que nació el 3 de octubre de 2003 con 12 socios y que actualmente cuenta con 50 asociados y muchos amigos.

Los primeros taxis
Algunos de los visitantes a la muestra recordaron que estos vehículos fueron los primeros taxis que hubo en Santa Cruz cuando los arenales y barriales reinantes en las calles no permitían la circulación de otro tipo de motorizados.
Muchos de los modelos que estaban en la muestra mantienen el color verde original, aunque en su mayoría ya han sido restaurados y algunos pintados en otros colores, pero el motor y sus piezas son originales, concluyó Gil