Escucha esta nota aquí

Las autoridades ucranianas denunciaron este lunes que 1.500 soldados rusos cruzaron la frontera ruso-ucraniana entre el 7 y el 8 de febrero.

Así lo señaló un portavoz de la Operación Antiterrorista, como denomina Kiev a la campaña militar contra los insurgentes prorrusos en el este, que agregó que también introdujeron en Ucrania 300 piezas de armamento pesado, incluidas lanzaderas de misiles.

Cerca de 170 vehículos, incluyendo camiones, tanques cargados de petróleo y coches, también cruzaron la frontera, aseguró.

Kiev y Occidente acusan a Moscú de suministrar tropas y equipamiento a los separatistas prorrusos del este de Ucrania, mientras Rusia deniega la veracidad de esas informaciones.

Mueren dieciséis personas

Dieciséis personas, nueve soldados y siete civiles, murieron en combates y bombardeos, en el este de Ucrania en las últimas 24 horas, anunciaron las autoridades ucranianas este lunes.

"Ucrania perdió nueve militares y 26 más fueron heridos", indicó un portavoz militar, Vladyslav Seleznev, quien afirmó que los rebeldes dispararon un centenar de veces sobre posiciones ucranianas.

Los bombardeos de las fuerzas separatistas sobre las ciudades de Avdiivka y de Debaltsevo, los puntos calientes de la línea de frente en los últimos días, dejaron siete muertos civiles, declaró el jefe de la policía de Donetsk, Viatcheslav Abroskin, en su página de Facebook.

En esa ciudad, bastión separatista, los tiros de artillería comenzaron a las 04:00 (hora local), provenientes de posiciones rebeldes y continuaban por la mañana, según periodistas de la agencia de noticias AFP.

Este domingo por la noche, se produjo una gran explosión en una fábrica militar de explosivos industriales, obuses y bombas aéreas.

El portavoz militar ucraniano afirmó que un depósito de armas rebelde había sido alcanzado, pero no pudo confirmar si fue el ejército el autor del ataque.