Escucha esta nota aquí

Películas y documentales de principios del siglo XX recuperados por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales de Argentina (Incaa) se han convertido en uno de los principales atractivos del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el más importante del país.

En su XXX edición, que se celebrará hasta el próximo 7, el Festival incluyó trece trabajos recuperados de los archivos del Incaa que permitirán a los espectadores acercarse a la Argentina de hace décadas.

La estrella del programa es el documental "En las tierras nuevas donde el oro abunda", un trabajo de 1922 dirigido por un belga, Francois Verstraeten, que como tantos otros inmigrantes llegó desde Europa a Argentina en busca de un trabajo.

El documental narra una historia digna de una telenovela: Verstraeten fue contratado como chófer de la familia Anchorena, una de las más ricas del país, para trasladar a la viuda Matilde Anchorena, con quien luego inició una relación amorosa y se casó en en secreto.

El romance, explica Andrés Levinson, encargado de la recuperación del documental e investigador del Museo de Cine de Buenos Aires, provocó un cisma en la familia.

Matilde fue expulsada de su casa y la matriarca de los Anchorena no volvió a dirigirle la palabra y se negó a conocer a sus nietos.

"Es una película bastante original, extraña", añade Levinson sobre un trabajo que, durante dos horas, muestra la ciudad agropecuaria de Azul (a unos 300 kilómetros al sudoeste de Buenos Aires) y ofrece también una mirada sobre la capital argentina, que ya era una ciudad cosmopolita.

Con música en vivo de Fernando Kabusacki y su National Film Chamber Orchestra, el documental se abre con una presentación de Verstraeten en la que elogia a América y las tierras donde, en aquella época, el oro, el trabajo y las posibilidades abundaban.

La recuperación de "En las tierras nuevas donde el oro abunda" es especialmente importante por "su estrecha vinculación con la identidad argentina", explicó Lucrecia Cardoso, presidenta del Incaa.
La labor de recuperación responde a un meticuloso trabajo de expertos, aunque solo un 20 por ciento del material encontrado ha podido ser salvado, apunta Cardoso.

La funcionaria argentina celebra la recepción que ha tenido el capítulo de películas recuperadas en el Festival, convencida de que la audiencia crece cada año porque ofrece algo "distinto, que no está normalmente a disposición del público".

Cerca de 400 películas se proyectarán en la 30 edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, inaugurado el pasado sábado en el popular balneario argentino.

Desplechin, que visitó Argentina por primera vez para asistir al Festival, subrayó a Efe, la importancia del cine latinoamericano. "Si el cine estadounidense, lo que vimos toda la vida, es decepcionante, es lógico que los espectadores sientan curiosidad por lo que está pasando en América Latina, un continente donde noto que el cine se necesita, que es indispensable", apuntó Desplechin, que realizó una visita relámpago al país.