Escucha esta nota aquí

El juez Brett Kavanaugh franqueó ayer un nuevo escollo en su camino hacia la Corte Suprema estadounidense, con un primer voto favorable en el Senado que abre la vía para la votación de confirmación que podría realizarse el sábado.

En una votación de procedimiento, el Senado estadounidense aprobó por un estrecho margen (51 a 49) avanzar a una votación final la nominación del candidato del presidente Donald Trump, acusado de cometer agresiones sexuales.

El resultado contó con una senadora republicana, Lisa Murkowski, oponiéndose y el demócrata Joe Manchin dando su aprobación, en este procedimiento preliminar.

“Muy orgulloso del Senado de EEUU por votar ‘Sí’ para avanzar la nominación del juez Brett Kavanaugh!”, reaccionó inmediatamente Trump en su cuenta en Twitter.

Kavanaugh es acusado por una académica de California, Christine Blasey Ford, de intentar violarla en una fiesta en 1982 cuando ambos eran estudiantes de secundaria.

Todo el proceso de confirmación ocurre en medio de una atmósfera de fuerte polarización política, a pocas semanas de las elecciones de medio mandato que dictaminarán si el Partido Republicano sigue teniendo el control del Congreso.

La votación final del sábado sobre el candidato de Trump debería sellar por las próximas décadas una mayoría conservadora en la Corte Suprema, una institución que regula asuntos sensibles en la sociedad estadounidense como el derecho al aborto y el control de armas.

En una audiencia seguida por 20 millones de estadounidenses, Christine Blasey Ford, de 51 años, dijo estar “100%” segura de haber sido agredida por él. El magistrado sostiene su inocencia.

Frente a esas dos posturas irreconciliables, el Senado había solicitado una investigación complementaria al Buró Federal de Investigaciones (FBI).