Escucha esta nota aquí

Más de 30 grados, un fuerte viento y la tierra que se le pega a la piel es la realidad con la que Jorge Luna, un taxista, debe convivir todos los días. Sin embargo, diciembre es su mes favorito.

¿Por qué?, pues como un viejo lobo, Luna sabe que las personas tienen más plata, que muchos ya han cobrado su primer aguinaldo y en algunos casos hasta el segundo, por lo que se anima a subir su tarifa en Bs 5 y Bs 10.

“Todos los años por uno o dos meses la carrera sube. Los pasajeros ya saben, piden rebaja pero al final pagan. Es la manera de tener mi aguinaldo”, explicó Luna.

Para Fortunata Choque, el calor es su mejor aliado, pues sus refrescos de coco y lima son un manjar que nadie resiste.
En una jornada de seis horas logra vender hasta 10 baldes, pero lo que más la estimula es que a fin de año, como siempre, aumenta el precio de los vasitos, pues los que costaban Bs 1 valen Bs 1,50 y los que ofrecía a Bs 2 los cobra a Bs 2,50.

Fortunata intuye que en la calle hay más plata, que todos compran y regatean poco. Entonces busca ganar más.

En esta carrera por captar parte de los Bs 3.300 millones extras que están circulando, de acuerdo con la Cainco, los vendedores de carne de chancho se frotan las manos.,

Los taxistas incrementan sus pasajes. Dicen que es la única forma que tienen para generar su aguinaldo

Los taxistas incrementan sus pasajes. Dicen que es la única forma que tienen para generar su aguinaldo

,

Saben que tienen la oportunidad de mejorar sus ingresos y la aprovechan.
Así, el kilo de la chuleta de cerdo de Bs 25 pasó a Bs 29, el lomo de Bs 40 a Bs 45 y las costillas de Bs 35 a Bs 38.

Paulina Fabián, que tiene su puesto en el Abasto, aseguró que estos precios son por Navidad, Año Nuevo y Carnaval, que luego bajan y se mantienen así los demás meses.

El presidente de la Asociación Departamental de Porcicultores (Adepor), Óscar Mario Justiniano, indicó que hay un incremento de los precios, pero que eso es coyuntural, debido a que la demanda del alimento aumenta por fin de año.

En la terminal Bimodal, los dueños de las empresas de transporte interdepartamental también aumentaron el precio de los pasajes.
Según el Banco Central de Bolivia (BCB), al 11 de diciembre, en la economía del país circulan Bs 41.085 millones.

Otros que van tras la pesca de los aguinaldos son los horticultores, que entre el 24 y el 25 de diciembre subirán el precio del tomate, de la zanahoria, de la lechuga y la espinaca.

Nué Morón, presidente de la Asociación de Fruticultores y Horticultores de Santa Cruz (Asofruth), explicó que algunos comerciantes encarecerán sus productos con el objetivo de tener su aguinaldo.

“Van a ser uno o dos días, no más. Pasa que muchos no pasarán Navidad con su familia y el 25 también saldrán a vender, por lo que para ganar un poco subirán el precio de las verduras y hortalizas. Recomiendo a las amas de casa comprar con anterioridad y no esperar a último momento”, sostuvo Morón.

Un mes dinámico
El Centro Boliviano de Economía (Cebec), dependiente de la Cainco, informó de que cada país tiene meses con actividad más y menos dinámica.

En el caso de Bolivia, diciembre representa un 6% más de actividad en promedio, en la que se destaca la construcción, el comercio, la administración pública y las comunicaciones.
Por otro lado, las menos dinámicas, según se indicó, son el sector agropecuario y los servicios empresariales.

Según los economistas del Cebec, en términos monetarios, este año representará un 9% más, es decir que habrá un extra de Bs 3.300 millones (monedas y billetes) que circulen en la economía nacional.
Para Víctor Hugo Figueroa, expresidente del Colegio de Economistas de Bolivia, en diciembre la capacidad de compra de los asalariados aumenta hasta un 300%.

“Te pagan tu salario, a los días tu primer aguinaldo y luego el segundo. Es una cantidad importante de dinero que principalmente se destina para el consumo, para la compra de alimentos y regalos. Esto sin duda que distorsiona por un tiempo los precios y hace que se eleven”, dijo Figueroa.

El economista hizo notar que no todos los sectores tienen la misma demanda, por lo que algunos suben de precios y otros se mantienen estables.

Al respecto, Rodolfo Tonelli, presidente de la Asociación de Avicultores de Santa Cruz (ADA), explicó que los costos siguen bajos y que el kilo vivo al productor se le paga Bs 8, un precio que apenas cubre el costo de producción y no deja margen para la ganancia.

Tonelli subrayó que el precio al consumidor no supera los Bs 12 y espera que debido al aumento de la demanda su costo por lo menos aumente hasta Bs 15, precio que fue fijado por el Gobierno y que es considerado justo.

“Por el momento la carne de pollo es la más barata y la que menos impacto tienen en la inflación del país. Su precio, por la gran oferta, es bajo. Ojala mejore”, remarcó Tonelli