La presidente brasileña Dilma Rousseff y su par estadounidense Barack Obama lanzarán en Washington el 30 de junio una nueva fase de la relación bilateral, en una asociación que volvió a ser "saludable", reveló una alta diplomática estadounidense.

"Se trata del comienzo de un nuevo capítulo en nuestra relación bilateral. Esta relación ha sido puesta a prueba en los últimos 18 meses, de forma que es un relanzamiento de nuestra asociación", declaró Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental.

Las relaciones entre Brasilia y Washington sufrieron un verdadero terremoto en 2013 ante las revelaciones de que la inteligencia estadounidense había interceptado teléfonos personales de Rousseff, un escándalo que motivó la postergación de una visita a Estados Unidos para octubre de ese año.

Durante una conferencia en el Atlantic Council, Jacobson aseguró que desde entonces los dos gobiernos realizaron un trabajo inmenso para recomponer las relaciones, pero admitió que a pesar de ese esfuerzo la percepción pública es que los contactos siguen siendo problemáticos en el tope de la jerarquía.