Opinión

Golpe a la justicia en Perú

El Deber Hace 12/27/2017 8:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

Fruto de un acuerdo político a espaldas de la justicia, el presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) acaba de indultar al ex mandatario peruano Alberto Fujimori, quien cumplía una condena de 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad cometidos durante su gestión entre 1990 y 2000.

La polémica decisión, que es atribución legal del presidente, ha generado el rechazo de amplios sectores políticos y sociales en el vecino país y de diversas organizaciones a escala internacional. 

Como se sabe, Fujimori estaba detenido por su vinculación con la denominada matanza de La Cantuta, donde fueron asesinados nueve estudiantes y un profesor de la Universidad Enrique Guzmán y Valle, y de otras 15 personas, incluyendo a un niño de 8 años, en Barrios Altos de la ciudad de Lima. Además se le condenó por los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer, en abril de 1992.

Tras su extradición en 2007, Fujimori también fue juzgado por usurpación de funciones luego de haber ordenado a un militar que suplante a un fiscal para allanar ilegalmente la casa de Trinidad Becerra, esposa de su exasesor Vladimiro Montesinos e intentar desaparecer los llamados 'vladivideos', que mostraban los abusos de poder durante la gestión del exmandatario.

La justicia también demostró que Fujimori cometió delito de peculado, tras reconocer que se apropió de 15 millones de dólares de las arcas nacionales para entregarlos al siniestro exasesor, Vladimiro Montesinos.

En 2015, Fujimori recibió su cuarta condena relacionada con los delitos de corrupción, es decir, al espionaje telefónico, pago a medios de comunicación y la compra de congresistas tránsfugas para la aprobación de polémicas leyes.

Ese mismo año, la Cuarta Sala Penal Liquidadora sentenció al expresidente a 8 años de prisión por haber desviado los fondos de las Fuerzas Armadas y el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) para financiar los denominados 'diarios chicha' (oficialistas), que apoyaron la segunda reelección de Fujimori.

Además, el indulto a Fujimori se produce días después de que Kuczynski logró frenar en el Congreso la declaratoria de vacancia de su cargo por sus vínculos financieros con la empresa brasileña Odebrecht. Los votos de Kenji Fujimori, hijo del exmandatario, y de otros 10 fujimoristas fueron fundamentales para frenar la destitución de PPK.

Kuczynski opta por indultar a Fujimori en momentos en que su Gobierno está debilitado y cuya credibilidad ha quedado en entredicho por esta resolución. Se abre, entonces, un frente político de consecuencias impredecibles y muy difíciles para la democracia peruana.