Escucha esta nota aquí

La embajadora de Bolivia en Rusia, María Luisa Ramos, aclaró el martes que Bolivia nunca negoció la posibilidad de otorgar un asilo al ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, por sus siglas en ingles), Edward Snowden.

La diplomática boliviana realizó esa aclaración en referencia a la interpretación que hicieron algunos medios de prensa del país, que afirmaron que "Bolivia quiso ayudar a Snowden, pero de manera legal", tras las declaraciones emitidas el lunes en una teleconferencia con el fundador de WikiLeaks, Julián Assange, en Moscú.

"Nosotros nunca, Bolivia y esta embajadora nunca ha realizado negociación alguna referida a un asilo alguno (para Snowden)", afirmó la embajadora boliviana en contacto con la Red Patria Nueva.

Recordó que Bolivia "es respetuosa de todos los acuerdos internacionales y que cualquier persona tiene derecho a pedir asilo, pero ese asilo nunca será automático y además tiene una serie de procedimientos concretos".

Cuestionamiento a Assange 

Ramos dijo que su cuestionamiento en esa teleconferencia dictada con Assange durante la presentación del documental "Terminal F", estaban dirigidas al por qué se utilizó a Morales como un señuelo para distraer la atención del sistema de seguridad de Estados Unidos y Europa, para la evacuación de Snowden de Moscú.

"Mi cuestionamiento, reitero, fue que el accionar de esa generación de pistas falsas con simulacros de llamadas y negociaciones que llevó a lo que sucedió con el avión del Presidente (Morales) y puso en riesgo su vida", dijo la representante boliviana.

El 2 de julio de 2013, el avión de Morales realizó un aterrizaje de emergencia en Austria después de que Francia, Portugal, España e Italia le negaran sobrevolar y aterrizar en sus países por rumores de que Snowden estaba a bordo de la nave.

Ese hecho fue condenado por varios países y organismos que manifestaron su desagravio por lo sucedido con el mandatario boliviano.