Escucha esta nota aquí

Los Globos de Oro reconocieron como Mejor drama el experimento del director Richard Linklater en Boyhood, una película filmada en secreto durante 12 años que se afianza hacia los Óscar, en una ceremonia que defendió la libertad de expresión ante la censura y condenó los ataques en Francia.

Linklater logró además el galardón a Mejor director con un proyecto "muy personal", en el que narra cómo el paso del tiempo afecta a una familia a través de los dos hijos de una pareja divorciada. Patricia Arquette, en el papel de madre, recibió la estatuilla a Mejor actriz de reparto.

"Esta película es muy personal para mí. Significa mucho que la gente la haya visto y haya respondido de una forma muy personal", declaró el cineasta al recoger uno de los premios.

Este filme independiente y de bajo presupuesto reunió a los mismos actores durante 12 años para seguir el relato. El resultado -sobre todo el envejecimiento de los protagonistas- impresionó a la crítica y desde hace meses Boyhood suena con fuerza para triunfar en los próximos Óscar.

El premio a Mejor comedia recayó en El gran hotel Budapest, del estadounidense Wes Anderson, una historia sobre la amistad que forjan un conserje (Ralph Fiennes) y un empleado de hotel.

El mexicano Alejandro González Iñárritu llegaba como favorito con siete nominaciones para su comedia de humor negro Birdman, pero al final se fue a casa con solo dos: Mejor actor de comedia en cine para Michael Keaton y Mejor Guión.

El actor Eddie Redmayne se impuso por interpretar a Stephen Hawkings en Teoría del todo, un filme biográfico del científico británico, a quien agradeció por "vivir apasionadamente y lleno de humor".

Julianne Moore conquistó el premio a Mejor actriz dramática por dar vida en Still Alice a una psicóloga con Alzhéimer. "Cuando (la escritora Lisa Genova) escribió este libro, me dijo que nadie quería llevarlo al cine porque nadie quería ver una película sobre una mujer de mediana edad", recordó la artista.

Amy Adams acompañó a Keaton como mejores actores de comedia por meterse en la piel de una pintora que disputa con su marido la autoría de su obra en Big Eyes.

Las quinielas se cumplieron para las categorías a mejores secundarios, donde triunfaron J.K. Simmons, un profesor de música con métodos poco ortodoxos en Whiplash, y Patricia Arquette por Boyhood.

La rusa "Leviathan" fue consagrada como Mejor filme extranjero, mientras que "Cómo entrenar a tu dragón 2" fue la mejor animada.

Unidad frente a la represión

Las muestras de apoyo a la libertad de expresión se sucedieron durante la gala más importante del entretenimiento después de los Óscar, en un contexto de perplejidad tras los atentados en París esta semana y de resaca por la crisis provocada por The Interview.

George Clooney, el homenajeado de la noche, declaró que el mundo no tendrá miedo de seguir defendiendo uno de los valores más importantes de la democracia.

"Hoy fue un día extraordinario", dijo en referencia a la manifestación que sacó a a las calles casi cuatro millones de personas en Francia en repudio al ataque contra el semanario satírico Charlie Hebdo y un supermercado de comida kósher que dejaron 17 muertos.

El oscarizado actor y conocido activista Jared Leto pronunció dos frases en francés con las que dejó clara su posición: "On vous aime. Je suis Charlie (Os queremos. Yo soy Charlie)".

La organización de los Globos de Oro no fue menos. Su presidente, Theo Kingma, pidió unidad "ante cualquier persona que reprima la libertad de expresión".

Paralelamente, las presentadoras Tina Fey y Amy Poehler no dieron tregua con sus ácidas bromas sobre Corea del Norte.

De Venezuela a éxito en EEUU

Del lado de la televisión, la artista de origen puertorriqueño Gina Rodríguez protagonizó una de las sorpresas de la noche al llevarse el Globo de Oro a Mejor actriz de comedia por Jane the Virgin, la adaptación de una telenovela venezolana.

La actriz interpreta a Jane Villanueva, una joven que vive entre la modernidad de su madre, una devota seguidora de Paulina Rubio, y las tradiciones de su abuela Alba, una ferviente católica que imparte moralidad.

The Affair, estrenada hace unos meses, se impuso como la Mejor serie dramática y dio a su protagonista, Ruth Wilson, el premio a Mejor actriz dramática.

Kevin Spacey fue el mejor del lado dramático por dar vida a un político despiadado en House of Cards.

Transparent triunfó como Mejor comedia de televisión, mientras Fargo se llevó el premio a Mejor miniserie y actor para Billy Bob Thorton.