Escucha esta nota aquí

El sector agropecuario de Santa Cruz alertó, a través de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), sobre una probable disminución en la producción por falta de incentivos del Estado y el clima adverso de competitividad. Advirtió además que está en riesgo la meta de triplicar la superficie cultivada de alimentos hasta 2025.

Durante una conferencia de prensa ofrecida por el presidente de Anapo, Reinaldo Díaz; el presidente de la CAO, Julio Roda; el presidente del IBCE, Antonio Rocha, y el presidente de la Cámara de Industria y Comercio (Cainco), Freddy Suárez, el sector agropecuario y agroindustrial del oriente hizo conocer su preocupación por el creciente ingreso al país de productos de contrabando de los vecinos países y con precios más baratos que los nacionales.

"Son momentos complicados para el sector productor; ver todo lo que significa el sacrificio de producir en un clima adverso, arriesgando hasta el patrimonio familiar, sobre todo el sector soyero que como nunca antes sembró un millón de hectáreas", dijo Roda.

Sequía ocasiona pérdidas 

En criterio del productor es un hecho histórico que Santa Cruz llegue a la campaña de verano con esa cantidad de siembra a pesar de haber tenido problemas como la sequía a principios de año, lo cual afectó a 163.000 hectáreas de soya, además de otras 5.000 hectáreas afectadas por la ruptura del defensivo del Río Grande.

Bajo precio de la soya 

Según el representante de la Anapo, los soyeros están comercializando la tonelada de soya a 230 a dólares; es decir, 30 dólares menos del promedio del mercado internacional.

"Los productores invirtieron para esta campaña de verano más de 500 millones de dólares, sembraron 990 mil hectáreas y esperan cosechar al menos 2.000 toneladas de soya", señaló.

Seguridad alimentaria en riesgo

En criterio del presidente de la CAO, la seguridad alimentaria del país se ve en serio riesgo debido al límite establecido por el Gobierno a los cupos de exportación de productos, las trabas arancelarias y otros aspectos que podrían desincentivar la producción diversificada y la competitividad ante la falta de mercados.

"Tenemos un acuerdo del sector agroproductivo de triplicar la producción hasta 2025 para tener cero pobreza relativa, generar empleos sostenibles y multiplicar por siete las agroexportaciones", señaló Roda.

El representante de la CAO dijo que el Gobierno no puede exigir al sector productor ser competitivo, cuando no se le permite exportar, cuando se le impone toda clase de restricciones, se "le acogota" fiscalmente y pone en práctica políticas en contra-ruta de los esfuerzos del sector productor.

Cerca del 95% del consumo de alimentos es de producción nacional, el aporte del agro del departamento de Santa Cruz a escala nacional es del 70%, entre oleaginosas (99%), caña de azúcar (86%), arroz (83%), trigo (76%), maíz (72%), huevos (65%), carne de pollo (45%) y carne de res (30%).

Anticipó que será imposible competir por ejemplo con el arroz brillante de Argentina, que es comercializado el kilo en 3,80 bolivianos, cuando el costo de producción en el país es de 4,20 bolivianos por kilogramo.