Escucha esta nota aquí

Amargo cierre de gestión para el sector azucarero. Al decrecimiento productivo de 10,8 (2013) a 9,4?(2014) millones de quintales de azúcar atribuido al retraso de la molienda por las lluvias -debió empezar en mayo, pero se pospuso hasta julio- que afectó los indicadores de rendimiento de la caña, se suma la noticia, confirmada ayer, a las 18:40, desde la Dirección de Producción Industrial a Mediana y Gran Escala que se veta la exportación del ‘grano blanco’ hasta la zafra 2015 para asegurar la demanda nacional que ronda los 8,4 millones de quintales.

La información fue revelada por el titular de dicha repartición gubernamental, que operativamente depende del Ministerio de Desarrollo Rural y Economía Plural, Álvaro Pardo, al cabo de una reunión con actores de la cadena productiva e industrial de los departamentos de Santa Cruz y de Tarija.

Según Pardo, con ellos se analizaron los resultados de la zafra de este año, que cerró con un desempeño productivo regular debido a las lluvias y factores corporativos externos, en el caso del ingenio azucarero Bermejo (Tarija), que bajaron las expectativas de producción este año.
Dio cuenta de que con base en el sobrante de 600.000 quintales de la zafra 2013, la producción de este año, que alcanza a 9,2 millones de quintales, y con las previsiones de reserva que se deben considerar como seguridad hasta el próximo año azucarero (mayo) y no habiendo un excedente productivo importante, se coincidió no exportar azúcar para garantizar plenamente el abastecimiento y el consumo del mercado interno.

Con datos del sector industrial azucarero, este año la producción decreció de 10,8 (2013) a 9,4?(2014) millones de quintales de azúcar y las exportaciones cayeron de $us 123,6 a 58,4 millones de enero a octubre, cotejado con igual periodo de 2013.

Desde la perspectiva productiva, en criterio de los presidentes del Ingenio Azucarero Guabirá y de la Corporación Unagro, Carlos Rojas y Luis Barbery, respectivamente, fue regular debido al retraso de la molienda por el exceso de humedad derivado de una prolongada época de lluvias que afectó a los indicadores de rendimientos, incluyendo el desplome de caña molida por hectárea y de la sacarosa.

No obstante y pese a las complicaciones derivadas de las condiciones climatológicas, por separado, ambos ejecutivos señalaron que con el volumen producido por los ingenios azucareros cruceños y Bermejo la demanda del mercado nacional que ronda los 8,4 millones de quintales de azúcar, está garantizada hasta la zafra 2015.

Según Rojas, frente a la incertidumbre tejida en torno a la restricción de exportación con cupos y anticipando cualquier eventualidad, Guabirá no planificó ni comprometió la exportación de azúcar, pese a tener requerimientos de países vecinos.

Rojas cree que los resultados de la zafra 2014 deben motivar un análisis público-privado para encontrar soluciones más allá del factor climatológico. Convocó al Gobierno a revisar la ley 307, atribuyendo que es más regulatoria que de incentivo a la producción azucarera.
Del lado de Unagro, Barbery indicó que era previsible porque a 12 días que cierre este año no se extendieron permisos de exportación a ningún ingenio.

En torno a las exportaciones, según el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), con datos del INE, de enero a octubre, comparado con igual periodo de 2013, las exportaciones en valor cayeron de $us 123,6 a 58,4 millones.

Cañeros, en aprietos
Desde las organizaciones de cañeros, tanto de Guabirá como de Unagro, señalaron que, además de haber sido castigados por el clima, resisten una carga financiera y social fuerte por las deudas asumidas con el sistema bancario y por el doble aguinaldo que deben abonar a sus dependientes