Escucha esta nota aquí

¡Pero, qué es lo que pasa waway! Si todavía falta un año para las benditas elecciones. El ambiente ya se está llenando de papeles de colores. Las paredes se están manchando. Las radios y los informativos ya están ensuciando nuestros oídos con dimes y diretes. El basurero verbal que se tiran unos a otros ya está circulando libremente por el imaginario de los pobres bolivianos. Que si estos no saben hacer nada, que si estos no dejan hacer nada, que si el talcito ha dicho, que si el otro es un mentiroso, que si este otrito no había dicho eso, que si lo habían malinter-pretado. Que si había ido, que si no había querido ir. Que traición a la patria. Que superhéroes de aquí y de allá. Que vengadores y justicieros 
intitulados.  

En fin, las mil y una noches es una pirindonga frente a la caterva de historias que se crean los unos a los otros, o más bien los unos contra los otros. Si las cosas se ponen así tan temprano waway, estamos jodidos. Todo lo que ocurre realmente dejará de ser importante y pasará a catalogarse como “afanes electoralistas” por el interlocutor de turno. 

Los políticos tienen esa facilidad de ‘catalogar’ las cosas para restarles importancia. ¡Estamos jodidos waway! A parte de que ya no sabemos quién dice la verdad, ni siquiera a nosotros nos van a creer nuestra verdad. Te explico: El desaparecido será el que se está ocultando con fines electoralistas. El muerto será la culpa del otro que tiene afanes electoralistas, el enfrentamiento social será el error del que está por detrás con afanes electoralistas. El  narcotráfico será un negocio encubierto del que tiene afanes electoralistas. La pobreza será la figura que el otro utiliza con fines electorales para marear la perdiz. El contrabando será la culpa de otro país que tiene afanes de interferir en temas electoralistas. 

Nada será lo que realmente es. Estamos jodidos, waway. Un año de fines electoralistas y nosotros como borregos escuchando al que grita más fuerte. ¿Y tú te crees eso de que  hay mucha tela que cortar? Pues precisamente es eso lo que quieren que hagas. ¡Despertá, waway!