Escucha esta nota aquí

El diputado masista y dirigente del Sindicato de Micros Santa Cruz, Mario Guerrero, denunció ante el Viceministerio de Transparencia Institucional y Lucha contra la Corrupción al secretario municipal de Movilidad Urbana, Rolando Ribera, de supuestamente aprovecharse de su cargo como servidor público para ofrecer - a los transportistas- buses de procedencia china para la venta.

Sin embargo, Ribera rechazó la acusación de Guerrero y afirmó que esa denuncia busca entorpecer el plan de Movilidad Urbana que lleva adelante el gobierno municipal.

Ribera explicó que la secretaría a su cargo cursó invitaciones a Guerrero y a otros dirigentes de los transportistas para que conozcan las experiencias de diferentes operadores del transporte público en otros países, como Brasil y Colombia, como costos de operación, de  mantenimiento, las características de los buses y la capacidad de pasajeros que tienen.

El 7 de diciembre, Guerrero hizo dos denuncias, una ante el alcalde Percy Fernández y otra ante Transparencia.  

Según Guerrero, en la reunión del 30 de noviembre,  convocada por Ribera, en su despacho, participaron el secretario general del Sindicato Santa Cruz, Aldo Terrazas; y el  dirigente del Sindicato Andrés Ibáñez, Rubén Mogro. Allí, a título particular, dijo que el funcionario municipal ofertó para ambos sindicatos la venta de buses de procedencia china  (de la empresa  Zhengzhou Yutong Bus) y un sistema de cobro de pasajes por tarjeta magnética a favor de la empresa Colming Engneering. “Aprovechando de su cargo público procuró, para fines de interés personal, encauzar sus propios negocios utilizando las instalaciones del gobierno municipal”.

Al respecto, Ribera dijo: “Esta denuncia es una blasfemia, es una mentira, no voy a permitir que un bellaco melle mi dignidad como profesional porque hago el trabajo transparente que me encomendó el alcalde”.

El secretario recomendó a Guerrero velar por los intereses de los choferes del transporte público, porque, según él, trabajan más de 14 horas al día, hecho que no está permitido por la ley laboral.