Escucha esta nota aquí

El exministro griego de Finanzas Yanis Varoufakis era este lunes objeto de una viva controversia luego de que medios de prensa revelaran que cuando aún ocupaba su puesto tenía preparado un sistema bancario paralelo.

Dos diarios griegos publicaron el domingo extractos de una teleconferencia del 16 de julio en la que Varoufakis -partidario de una línea dura en la negociación con los acreedores- explica a miembros de fondos especulativos que tiene intenciones de crear "un sistema bancario paralelo" mediante el pirateo de la página web de la administración fiscal griega.

Dentro del partido de izquierda en el poder, Syriza, por el que Varoufakis sigue siendo diputado, el malestar era palpable el lunes.
"Nunca se ha discutido sobre el plan Varoufakis, son historias", se defendió en varios medios el viceministro griego de Finanzas Dimitris Mardas.

Mientras, los partidos de la oposición, Nueva Democracia (ND, derecha), Pasok (socialista) y el partido de centro-izquierda To Potami pidieron al gobierno de Alexis Tsipras investigar estas revelaciones.

Durante la teleconferencia -en parte transcrita por el rotativo Kathimerini-, Varoufakis explica que la idea es "crear clandestinamente cuentas secretas vinculadas al número fiscal de cada contribuyente" griego.

El objetivo era que, llegado el momento, se pudiera utilizar "este mecanismo paralelo de pago", que serviría para cualquier operación (impuestos, pagos a proveedores, etc) y evitaría un colapso inmediato de la economía.

"Así se hubiera creado un sistema bancario paralelo mientras los bancos estuvieran cerrados como consecuencia de la agresividad del Banco Central Europeo (BCE) y su objetivo de ahorcarnos", explicó Varoufakis, según esta transcripción.

En una entrevista con la versión en línea del británico The Daily Telegraph el lunes, el exministro confirma globalmente el contenido de las publicaciones durante una cita organizada por el Foro de Instituciones Financieras y Monetarias Oficiales (OMFIF).

Pero acusa a los medios griegos de "haber deformado por completo sus palabras" con el objetivo de hacerlo pasar por un "estafador" cuando en realidad buscaba una alternativa a la falta de liquidez consecuencia de la política del BCE.

Varoufakis renunció a su cargo el lunes 6 de julio, al día siguiente de la victoria del No en referendo sobre las condiciones planteadas por entonces por los acreedores del país. Finalmente, una semana después Grecia acordó un tercer rescate financiero con sus socios, por el que deberá efectuar de nuevo dolorosos ajustes.