Escucha esta nota aquí

Hoy se abrió el juicio oral de siete exconcejales disidentes del gobierno municipal Santa Cruz de la Sierra, en el marco del proceso que le sigue la expresidenta del Concejo Municipal, Desirée Bravo, por haberla suspendido del cargo en 2012. La audiencia, que se desarrolló en  la media jornada, fue suspendida hasta el 4 de mayo, a las 16:30.

En esta primera cita la defensa de los siete concejales, Mirna Arancibia, pidió la extinción del juicio por mora procesal, toda vez que llevan cuatro  años y un mes en este proceso, y porque se está juzgando por otro delito no investigado que es incumplimiento de deberes, siendo que el fiscal pidió que sea por resoluciones contrarias a la Constitución Política del Estado y a las leyes.

Bravo dice que busca resarcimiento de sus derechos que fueron afectados con la suspensión el 19 de marzo de 2012.

Por su lado, Óscar Vargas, uno de los exconcejales procesados, dijo que este plazo de dos semanas es para darle respiro a la parte acusadora, porque con este juicio se busca una sentencia para "matarlos políticamente". Calificó este juicio como un absurdo. En este proceso también están involucrados los exconcejales Manuel Saavedra, Leonardo Roca, Sibele Ortiz, Yanine Parada, Enrique Landívar y Arminda Velásquez.