Escucha esta nota aquí

La exsecretaria de Estado de EEUU y favorita para la candidatura presidencial demócrata, Hillary Clinton, repasó algunos de los retos más importantes a los que se enfrenta Latinoamérica y aseguró que con el presidente Barack Obama tiene más acuerdos que desacuerdos.

También se refirió a la dura retórica antiinmigrante del aspirante presidencial republicano Donald Trump, actual favorito de su partido, ante la cual presentó su apuesta por la defensa de los millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.

EFE: Estados Unidos está cambiando últimamente su mirada hacia Latinoamérica, mejorando sus relaciones con el resto del continente. ¿Qué espera de las nuevas políticas con Cuba y cómo pueden impactar en otros países como Venezuela?

Hillary Clinton: Apoyo mucho lo que el presidente está haciendo en Cuba. Era una cuenta pendiente desde hace mucho tiempo y trabajé por ello cuando era secretaria de Estado, porque creo que tenemos que hacer más de aquello que pueda resultar exitoso para ayudar a los cubanos, para que tengan más democracia, más libertad y oportunidades económicas. Se ha hecho de una manera muy pensada, obviamente sabemos que aún hay problemas en Cuba, que hay problemas con los derechos humanos, pero se ha abierto una puerta hacia el futuro de un modo en el que el embargo y la falta de relación (entre ambos países) no hubiera podido hacerlo.

Me gustaría ver al resto de la región apoyando más la democracia en Cuba y defendiendo los derechos humanos del pueblo cubano a medida que vamos avanzando.

Estoy muy molesta por lo que está ocurriendo en Venezuela. Creo que es un retroceso. Venezuela fue una de las primeras democracias (del continente), y durante mucho tiempo hubo un enfoque positivo sobre cómo resolver los problemas, sobre cómo aprovechar los muchos recursos naturales de Venezuela, sobre los retos de la gente.

Y ahora, creo que debido a sus líderes, empezando con (Hugo) Chávez y ahora con el nuevo liderazgo (de Nicolás Maduro) en el país se ha dado un paso atrás. Las oportunidades de los venezolanos se han limitado, la democracia está siendo socavada. No tenemos la misma situación, no tenemos por ejemplo un embargo sobre Venezuela, pero hemos estado elevando la voz en términos de derechos humanos y democracia, elecciones justas y el derecho de la gente a protestar y manifestarse en democracia, y debemos continuar haciendo eso y debemos tratar que el resto de la región nos ayude a lograr un cambio pacífico en Venezuela.

EFE: ¿Cómo ve el proceso de paz en Colombia? La firma está muy próxima y también hay muchos retos por delante.
?

HC: Estoy muy impresionada por el esfuerzo que se ha hecho dentro del proceso de paz. Le atribuyo al presidente (Juan Manuel) Santos mucho mérito por estar centrado, ser persistente y determinante, y por ello están acercándose a finalizar (el proceso).

Creo que va a ser un gran paso hacia adelante para Colombia.
Obviamente las FARC, los rebeldes, los insurgentes, tienen que aceptar entregar las armas y ser parte del sistema político y ser parte de la economía.

Si tienes un problema con tu Gobierno, métete en política, no tomes las armas, por amor de Dios. Y lo que el presidente Santos ha tratado de hacer es dejar claro que quería abordar algunos de los problemas económicos, de las injusticias que la gente aún vive en Colombia, pero no lo va a hacer desde el punto de vista de las armas, sino tratando de unir a la gente para atacar los problemas y resolverlos. Y creo que ese es exactamente el enfoque correcto.

EFE: Si llega a la Casa Blanca, ¿tratará de imponer más acciones ejecutivas para levantar el embargo a Cuba, como está pidiendo el presidente Raúl Castro?

HC: Sí. Intentaré avanzar para levantar el embargo. Tengo una actitud sobre esto, y debe ser acción por acción. Esperamos que el Gobierno cubano haga más, que se abra más, que provea más apoyo a las actividades económicas individuales, que permita al pueblo cubano estar más conectado con el mundo exterior, que permita que haya más turismo exterior y que puedan llegar familiares o dueños de negocios (a la isla).

Si el presidente Castro y el gobierno de Cuba continúan abriéndose, entonces creo que de nuestra parte debemos seguir trabajando para levantar el embargo, pero para levantarlo completamente, hace falta que actúe el Congreso. Así que tenemos que convencer al Congreso, lo cual creo que se puede conseguir, siempre que el lado cubano avance también.

EFE: Vayamos con la campaña. Dos nombres (Donald) Trump y (Julián) Castro. ¿Cómo cree que la retórica de Trump está impactando en el periodo electoral sobre todo respecto a los inmigrantes.

HC: Creo que lo que ha dicho el señor Trump es absolutamente inaceptable, he sido muy crítica con él por atacar a los inmigrantes, por insultarlos, por hablar de deportar a más de 11 millones de personas, creo que es pura política, tratando de apelar a los peores instintos de la gente que está preocupada por sus propias vidas y las oportunidades económicas.

Y la gente debe levantarse en su contra, incluyendo y empezando con los propios candidatos republicanos. ¿Quieren ser un partido con candidatos que están insultando y haciendo de menos a los mexicanos, a los inmigrantes, a las mujeres? Es una larga lista de gente a la que han estado atacando y creo que deben parar. Y voy a continuar diciendo "basta" (en español), volvamos a hablar sobre cómo abordar los asuntos económicos que enfrenta el país y los retos que Estados Unidos tiene alrededor del mundo.

EFE: La reforma migratoria es otra cuestión que sigue ahí pendiente y el Congreso tiene cada vez a más ultraconservadores que la impiden. ¿Qué más puede hacer un presidente para lograrlo?

HC: Voy a seguir presionando, desde luego, para lograrlo. Y volver al lugar donde estábamos cuando el Senado aprobó una ley en 2013, que era una buena ley. Creo que hubiera sido aprobada en la Cámara de Representantes, pero no la sometieron a voto porque ellos sabían que hubiera sido aprobada con (el apoyo de) los demócratas y muchos republicanos.

Quiero volver donde estábamos entonces y presionar fuertemente por ello, pero también defenderé las acciones ejecutivas del presidente Obama y quiero establecer un proceso que llegue al límite de lo legal para que más gente pueda solicitar alivio a la deportación. Hay mucha gente que está trabajando muy duro, padres de "soñadores", muchos otros, que merecen ser liberados de la amenaza de la deportación.

Porque bajo mi presidencia, sí, me aseguraré de que los criminales reincidentes, aquellos que hayan incumplido las leyes de nuestro país sean deportados, pero para la gran mayoría de los inmigrantes en nuestro país, debemos encontrar maneras para que puedan seguir con sus vidas, hacer su trabajo, sin el miedo de que sus familias sean separadas por la deportación.