Escucha esta nota aquí

Agobiado por la crisis financiera, conflictos sociales, pugnas políticas y deficiencias en los servicios básicos, Tarija se encamina a conmemorar otro aniversario departamental, con el desafío de sus líderes políticos de cambiar esta realidad y retomar una agenda progresista.

El hecho de ser una región productora de hidrocarburos no le sirvió para resolver los problemas estructurales que aquejan a una población en crecimiento por la constante migración desde el área rural y del interior del país.

A siete días de conmemorarse los 199 años de la Batalla de La Tablada, el gobernador Adrián Oliva se ve acorralado por amenazas de bloqueos de caminos por parte de los campesinos y otros sectores que le exigen atención a sus demandas, principalmente hacer viable el pago del Programa Solidario (Prosol) de la gestión de 2015 y la vigencia del Programa de Empleo Urgente (PEU).

El pueblo villamontino también puso en jaque a la autoridad por la designación del director del Proyecto Villa Montes - Sachapera (Provisa), con un paro que se prolongó una semana y que se desgastó.

Momento difícil
Oliva afronta un momento difícil en su gestión también por la crisis financiera que no le permite cubrir los programas asistencialistas creados por el exgobernador Mario Cossío en 2010, ya que rige una política de austeridad a causa de la disminución de la renta petrolera por la baja del precio del crudo, que no logra remontar los $us 40.

Para el economista José Luis Pórcel, Tarija pasa ahora por una recesión económica que pone en aprietos a la Gobernación, subgobernaciones y Gobiernos municipales, ya que la economía departamental tiene una alta dependencia de la venta del gas natural.
“No imaginamos que la caída del precio del petróleo iba a ser tan fuerte. Existen empresas impagas y otras al borde del cierre, no hay circulante y se agrava el desempleo”, sostiene.

Reconducción
El secretario de Coordinación de la Gobernación, Waldemar Peralta, admitió que esta coyuntura obliga a reconducir el plan de desarrollo, con el acompañamiento del sector empresarial, para lograr resultados en 2019, con una carretera asfaltada al Chaco tarijeño y la resolución de los problemas estructurales tanto en salud como en servicios básicos