Escucha esta nota aquí

El piloto militar, Yimy Urzagaste Zabala, que se presentó este martes en Yapacaní con la historia de que había escapado de sus plagiadores, era buscado por sus familiares y su desaparición había sido reportada a la Policía, informó la Brigada Aérea de Santa Cruz.

Humphrey Armando Roca, subcomandante de la tercera Brigada Aérea, le dijo a EL DEBER, que el piloto, el 10 de enero había, había pedido permiso por cinco días para trasladarse de Roboré, donde está destinado, a la ciudad de Santa Cruz para atender una emergencia médica familiar y desde entonces no se supo nada de él hasta este martes.

La historia que contó cuando apareció con lesiones en la cabeza y en estado de inconciencia en Yapacaní ha sido puesta en duda por la Policía.

Urzagaste dijo, según el informe de la Fiscalía, que había sido plagiado el mismo día que arribó a la capital cruceña, cuando se bajó del bus interdepartamental y tomó un taxi conducido por una mujer.

Sostiene que fue llevado a un poblado lejano y allí, después de pelear con su captor y caer por las escaleras de un segundo piso, huyó y pidió auxilio en una comunidad, que tampoco identificó, y de allí, unos pobladores, en una camioneta lo abandonaron en Yapacaní.

El subcomandante de la tercera Brigada Aérea dice que cuando Urzagaste no se presentó a la unidad militar de Roboré y al conocer que su familia lo buscaba, reportaron su desaparición a la Policía.

El jefe militar describe al piloto como un buen profesional, sin ningún antecedente negativo; sin embargo, prefirió no opinar sobre el supuesto secuestro. Dijo que la Policía y la Fiscalía serán los que determinen si hubo o no plagio.