Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales reveló el sábado que está discutiendo con el pueblo orureño la construcción de un Diablódromo en esa ciudad andina, conocida mundialmente por su tradicional Carnaval, declarado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) patrimonio intangible de la humanidad.

En un contacto con los periodistas en el Festival de Bandas, el Jefe de Estado informó que su deseo es construir esa infraestructura este año, "mejor que el sambódromo" de Río de Janeiro, considerado el escenario al aire libre más importante del mundo.

"Con el pueblo orureño estamos discutiendo un "Diablódromo". Mi gran deseo, en esta gestión quiero cumplirlo. Necesitamos el terreno, ubicar el lugar, mejor que el sambódromo de Brasil", refrendó el Jefe de Estado.
A su juicio, esa obra es necesaria tomando en cuenta que el Carnaval de Oruro crece cada año y, por tanto, es necesario ofrecer todas las comodidades a los turistas y a los danzarines.

El nombre: "Diablódromo" proviene de una de las danzas más tradicionales del folclore boliviano y característica principal del Carnaval de Oruro: la diablada.

Según los historiadores, la diablada es una de las danzas más representativas, mezcla de tradiciones andinas y católicas, que presenta vistosos disfraces y máscaras de diablos tanto para los hombres como para las mujeres que, liderados por el arcángel Gabriel, simbolizan con sus pasos y saltos la salida desde el averno rumbo al juicio.

El Carnaval de Oruro reúne cada año a miles de personas y es una gran muestra de tradiciones andinas y populares.