Escucha esta nota aquí

El obispo Luigi Negri fue interceptado el 28 de octubre mientras hablaba por teléfono con su secretario y luego con el político y periodista Renato Farina. En la conversación, escuchada en un tren por otros pasajeros, había deseado un pronto final para el papa Francisco.

Según el diario italiano, Il Fatto Quotidiano,  Negri había dicho que esperaba el "mismo milagro" que sucedió con Juan Pablo I, que murió a las pocas semanas de haber sido designado papa.

Juan Pablo I fue elegido el 26 de agosto de 1978 y 33 días después fue encontrado muerto, por un infarto. 

El diario apunta que el obispo también criticó los últimos nombramientos episcopales realizados por Francisco. Son nombramiento hechos con el más absoluto desprecio a todas las reglas. Con una metodología que no respeta nada ni a nadie. El nombramiento para Bolonia es increíble. Al nombrado no le voy a pasar ni una. El otro nombramiento, el de Palermo, es todavía peor. El nombrado escribió un libro sobre los pobres (¿qué sabrá éste de los pobres?) y sobre Lercaro y Dosetti, sus modelos, dos que destruyeron la Iglesia italiana", criticó.

Contactado por un periódico de su diócesis, Nuova Ferrara, el obispo no desmintió la información. Según cita el diario "El obispo no lo negó . Él apareció tranquilo y listo para contraatacar . Dijo que va a reaccionar al artículo del acto cotidiano y que por ahora no tiene ninguna declaración que hacer"

Esta es la portada del diario Il Fatto Quotidiano que fue vista por el obispo Negri:,

Portada del diario italiano Il Fatto Quotidiano
Portada del diario italiano Il Fatto Quotidiano
Negri lee la noticia junto al director de otro periódico, La Nuova Ferrara
Negri lee la noticia junto al director de otro periódico, La Nuova Ferrara