Escucha esta nota aquí

Más de un millón de trámites pendientes y la amenaza de impedir el inicio de las celebraciones del Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), que regula por primera vez las uniones homosexuales en Chile, ha generado una extensa paralización de los funcionarios del registro civil, que cumplía este viernes 17 días.

Los funcionarios, encargados de realizar trámites como la obtención de cédulas de identidad, inscripción de vehículos y recién nacidos y la celebración de matrimonios, exigen la obtención de un bono que afirman les fue prometido por antiguas autoridades de la repartición.

Según cifras del mismo organismo, a través de "turnos humanitarios" se estaban realizando sólo 7.000 de los 85.000 trámites que normalmente se realizan a diario.

La paralización, que arrancó el 29 de septiembre, ha provocado extensas filas en las afueras de las distintas oficinas del Registro Civil, donde muchos pernoctaban a la espera de conseguir un número para asegurar su atención de emergencia.

Pero después de casi tres semanas de paralización, los funcionarios amenazaron con radicalizar el movimiento e impedir el inicio de las celebraciones del Acuerdo de Vida en Pareja, por medio del cual se regularán por primera vez en Chile las uniones de hecho, incluidas las homosexuales y cuyo inicio está programado para el próximo 22 de octubre.

"Estamos muy preocupados por el inicio el inicio de las celebraciones del AVP y porque se puedan ver perjudicadas personas que por años han estado esperando por esta oportunidad", dijo a la agencia de noticias AFP el vocero del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual, Oscar Rementería.

El gobierno, en tanto, tras calificar el movimiento de "ilegal", volvió a reiterar este viernes un llamado a diálogo y a deponer la movilización.