Escucha esta nota aquí

La historia estaba 1 a 1 y River Plate necesitaba un gol más para conseguir la clasificación y eliminar a Gremio, nada más y nada menos que al último campeón de la Copa Libertadores. El partido se terminaba cuando Ignacio Scocco (86') pateó desde afuera del área y la pelota dio en la mano de Bressan.

 

En primera instancia el árbitro Andrés Cunha cobró córner, pero desde la central del VAR se comunicaron con el uruguayo. El juez fue a las pantallas para revisar la jugada y vio cómo el jugador de Gremio toca el balón con la mano. Fue un claro penal para el equipo argentino.

Gonzalo 'Pity' Martínez se hizo cargo y desde los 12 pasos no falló. Sacó un zurdazo para vencer a Grohe y conseguir la clasificación a una nueva final. En la fase decisiva espera a Boca Juniors o Palmeiras, que definirán la llave este miércoles en San Pablo.