Escucha esta nota aquí

10/04/2015

Marcelo Callaú falleció en 2004 dejando un legado artístico impresionante. Su obra escultórica es un referente en Bolivia y en Latinoamérica, al igual que su labor pictórica.

Para evitar que todo eso caiga en el olvido, la curadora Cecilia Bayá ha trabajado durante estos dos últimos años en un libro que reúne imágenes de gran parte de la creación de Callaú, titulado Emoción y razón. El libro ya está listo y será presentado el 27 de mayo en Manzana 1 Espacio de Arte, fecha en que también se inaugurará una muestra retrospectiva del extinto artista cruceño, curada por la propia Bayá.

El inicio de la idea

Bayá siempre fue cercana al artista cruceño,cultivaron una amistad que se hizo más fuerte cuando la curadora paceña se vino a vivir a Santa Cruz en el 2000.

“Yo aprecio muchísimo la obra de Marcelo, lo he conocido en varias dimensiones de su ser, tanto como artista como persona”, dijo Bayá, que además resaltó la sensibilidad que tenía Callaú. “Él pensaba mucho en lo que somos nosotros. Siempre estaba observando al ser humano para aportar con un pensamiento que se transluce en sus obras”.

Bayá mencionó que la idea del libro la hablaron con Callaú, pero nunca encontraron el apoyo para llevarlo a cabo. Después de su muerte, Bayá sintió que reunir sus obras y publicarlas en un libro era un compromiso que tenía con el autor de la pieza El disco del sexo.

Se titula Emoción y razón porque así se divide de alguna manera la obra de Callaú. En palabras de Bayá, su obra geométrica -la más racional y la más importante- es la más emocional de todo lo hecho por Callaú. El libro abarca sus diferentes periodos: gráfica y pintura, sensualidad, geometría, símbolos y objetos y proyectos.

Contiene comentarios introductorios y descriptivos de todas las piezas, además de textos de amigos que tuvieron la suerte de conocerlo, como el historiador Carlos Mesa y los artistas Ejti Stih y Juan Bustillos, que fue uno de sus alumnos, y otro de Jorge Rózsa, que fue su maestro.

Presentación
Bayá hará dos presentaciones del libro el 27 de mayo, primero en la Manzana 1 y después en la Feria del Libro de Santa Cruz, que se inaugura ese mismo día, y de esa manera hacer llegar hasta donde más se pueda la herencia de Callaú