La investigación del crimen de una pareja de prestamistas, ocurrido en Jorochito el 30 de junio de este año, llevó a la detención de los hermanos Eduardo (alias ‘Loco’) y Hernando Castillo Vicente, que figuraban en los registros policiales como dos de los delincuentes ‘más buscados’, señaló Gonzalo Medina, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).

Estos hermanos, en 2016, estuvieron implicados en el secuestro de una persona, a cuya familia cobraron $us 100.000 por liberarlo. Luego tuvieron una desavenencia con cuatro miembros de su banda, a los cuales mataron y calcinaron en un vehículo en la ruta a Camiri.

Rastreo de llamadas

El comandante de la Policía, Alfonso Siles, destacó la meticulosidad que tuvieron los agentes en el trabajo para lograr dar con los autores de los crímenes de seis personas. Para llegar a la captura de los hermanos Castillo Vicente, la Policía realizó un rastreo de las llamadas telefónicas partiendo del último número que se comunicó con Adrián Cossío, que fue acribillado junto a su esposa Lily Rivas en Jorochito.

Los investigadores siguieron el rastro de las llamadas que realizó aquel último número, que quedó registrado en el teléfono de la víctima, y llegaron a constatar que luego de hablar con la víctima también se contactó con Hernando Castillo Vicente, el chofer de este y con el conductor de un trufi, quien había tenido un conflicto con la víctima Lily Rivas, pues esta le exigió el pago de Bs 6.000 por los daños sufridos en un vuelque del trufi.

Con estos datos, se detuvo a Hernando y se confirmó a través de él, de su chofer y del conductor del trufi, que el número que la Policía buscaba pertenecía a Eduardo, ‘El Loco’.

Fue así que tras un seguimiento se observó que el número en cuestión se desconectó cuando estaba por la zona de Normandía y tres días después apareció nuevamente habilitado en la Chiquitania. En tal sentido, agentes de la Dirección de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) realizaron operativos en San Vicente, San Matías y San Ignacio hasta dar con ‘El Loco’.

Medina explicó que los hermanos reconocen el secuestro y el crimen de sus cómplices en 2016 y no así haber matado a la pareja, pero que el Instituto de Investigaciones Técnico-Científicas de la Universidad Policial (Iitcup) están acumulando pruebas.

El caso de los cuatro calcinados

En julio de 2016, los hermanos Castillo Vicente secuestraron a Gerónimo Salinas con ayuda de otras seis personas, entre los cuales se dividieron los $us 100.000 que cobraron por el rescate. Sin embargo, en determinado momento hubo una pelea entre miembros de la banda, pues cuatro de ellos hicieron otro cobro similar y se lo repartieron.

Esto derivó en que Eduardo y Hernando Castillo Vicente, junto con Froilán Ventura Huallpa y el chileno Samir Leandro San Martín (que fueron detenidos), además de Juan Ribera García y Mario Lavayén Martínez (ambos prófugos), maniataran a sus cuatro cómplices, los metieran en el vehículo que usaron para el secuestro, les dispararan y luego los quemaran.