Escucha esta nota aquí

Mientras el presidente Evo Morales advirtió que las críticas a la construcción de la Casa Grande del Pueblo son mezquinas y el oficialismo señaló que el incremento en el presupuesto para incluir gimnasios y saunas en la edificación no son para personas particulares, sino para el presidente, sea Morales u otro, la oposición criticó la ostentación e informó que realizó solicitudes de información para la fiscalización.

Desde abril de 2015 se reformó tres veces el precio de la obra del palacio y el presupuesto tuvo un incremento  de Bs 9,9 millones.

“No entiendo la  mezquindad de algunos hermanos que critican, éramos un Estado inquilino y ahora construimos” y minimizó las críticas por la construcción de saunas o gimnasios. “El deporte es salud y hoy debo ir hasta el Colegio Militar”, dijo.

El diputado del MAS Víctor Borda manifestó que anteriores gobiernos usaban dinero del Estado para  construir obras particulares, y ahora se lo invierte para el presidente, sea Morales o su sucesor. Su colega opositor Wilson Santamaría lamentó que “sea tan ostentoso, el pueblo no conoce gimnasios, va a pie a sus actividades”, y ratificó que se pidió información para conocer por qué se hicieron las modificaciones.