Escucha esta nota aquí

La subida de la temperatura y la desaparición gradual de los glaciares, tendrá graves consecuencias en los países donde uno de cada cuatro habitantes no satisface sus necesidades alimentarias, afirma el estudio de Oxfam Internacional titulado “Hambre y calentamiento global”.

Mientras que las temperaturas globales han aumentado en este último tiempo, en Bolivia ese fenómeno ha provocado un cambio en el ciclo de deshielo de los glaciares andinos. Según estudios, un 50% de éstos pierde terreno en nuestro país, lo cual afecta a las comunidades de la región.

Campesinos del sector comentan que la falta de agua para su cultivo y consumo, ha provocado que vuelvan a utilizar técnicas de cultivo antiguas, que se adaptan más terrenos áridos y con escasez de agua.

El cambio climático amenaza con hacer retroceder varias décadas la lucha para erradicar la pobreza, pues el sistema alimentario mundial no está preparado para hacer frente al desafío.

Bolivia, como decenas de países en América Latina, África y Asia, es de los países que tienen una contribución mínima a las emisiones de gases que causan el denominado efecto invernadero, por el cual la atmósfera se calienta. Sin embargo, al igual que otros similares, puede sufrir grandes daños por el incremento de las temperaturas.

En su informe, Oxfam llama a gobiernos, empresas y la opinión pública mundial para que actúen a fin de impedir que el cambio climático haga aumentar la cantidad de personas que pasan hambre.