Escucha esta nota aquí

Te has convertido en un vampiro del clan toreador, y ahora tienes que ir a cazar a tu primera presa ¿Dónde vas?¿A quién eliges?, Son preguntas que el narrador de Vampiros: La mascarada, hace a un participante. El juego tiene miles de seguidores en el mundo, Santa Cruz no es la excepción. Por eso mañana se llevará a cabo la primera jornada de rol, desde las 9:00 hasta las 18:30, en el centro cultural Feliciana Rodríguez. (c/ Ñuflo de Chávez #21).

La gente podrá ir simplemente a curiosear y si quieren, por Bs 10, pueden entrar a una mesa y participar de Calabozos & dragones: Crónicas de Ravenlof, El señor de los anillos: La última reliquia, y S.T.R.E.S: Fin del mundo, entre otros aclamados títulos que se jugarán.

Y?para que la jornada esté completa habrá comida y se sortearán premios como la Varita de saúco original de Harry Potter. ¿Querés conocer más detalles de este juego que tiene acérrimos seguidores como los artistas Vin Diesel, Mike Myers, Ben Affleck, Matt Damon,y Jack Black, entre otros? Te contamos.

Amistad
La serie The Big Bang theory puso al juego Calabozos y dragones entre los más conocidos en la sociedad. Salió a la luz en 1974 y los videojuegos se crearon en base a él. Consisten en interpretar a una infinidad de personajes como duendes, elfos, príncipes, que son guiados mediante un narrador, que los lleva, a través de relatos llenos de fantasía, por aventuras de misterio o acción mezclado con toques de la realidad y sin duda muchos chistes internos.

Es que en los juegos de rol los participantes tienen la oportunidad de mostrarse como verdaderamente son mediante personajes ficticios; la libertad de expresar los pensamientos es la clave para que el juego se torne interesante. “Muchos dicen que es para gente que no tiene amigos. Eso es mentira, aquí todos somos amigos”, dice Antonio Carvalho, organizador del evento que tiene como objetivo conocer a más personas que ya están en esto e invitar a la sociedad a que conozca una forma de entretenimiento saludable y que entrena mucho a la imaginación.

La risa prima, “nos empezamos a reunir una vez por semana, el primer día creamos nuestros personajes y estuvimos un año jugando”, afirma Carlos Scott, un narrador, que también comenta que hay juegos que duraron hasta siete años.

“Ningún narrador sobrevive al jugador”, dice Ángel Castillo, un amante del juego, que cuenta que la historia puede tener un plan escabroso para los personajes, pero ellos pueden darle la vuelta al asunto en función de la creatividad. Pero allí también nace una regla implícita: la ofrenda al narrador, generalmente con comida, para que este sea bondadoso. El juego depende de él, pues tiene que ser el que mejor sepa la historia y las reglas, que son solo pautas, pues en los juegos de rol es “que ninguna regla corte la diversión”