Escucha esta nota aquí

La estrella de Hollywood Robert De Niro y el exvicepresidente de Estados Unidos Joe Biden fueron los últimos objetivos en una serie de presuntas bombas enviadas a una decena de opositores del presidente estadounidense, Donald Trump, quien culpó a los medios de provocar “ira”.

El FBI (Policía Federal), el Servicio Secreto (la agencia que vela por la seguridad de dignatarios y exdignatarios) y la policía local buscan identificar al o a los responsables de lo que los republicanos en el poder y los demócratas en la oposición han calificado como “terrorismo interno”.

Trump es acusado de incitar la violencia tras la interceptación de supuestos explosivos de fabricación casera a Barack Obama, Hillary Clinton, la cadena CNN y otras figuras denostadas por los partidarios del presidente.

El jueves, un paquete similar fue interceptado por un escuadrón antibombas en TriBeCa Productions, en Nueva York, cofundada por el legendario De Niro.

El dos veces ganador del Oscar fue ovacionado en junio al usar un improperio al referirse a Trump durante la televisación de los premios Tony. En la campaña electoral de 2016, el actor criticó al actual presidente republicano como “descaradamente estúpido”.

El FBI confirmó que otros dos paquetes fueron dirigidos en el Estado de Delaware al exvicepresidente de Obama, Joe Biden, potencial candidato demócrata a la presidencia para 2020.

La racha comenzó el lunes con un dispositivo hallado en el buzón de la residencia en Nueva York del multimillonario George Soros, destacado donante del opositor Partido Demócrata.

En un clima político polarizado por las elecciones legislativas de mitad de mandato del 6 de noviembre, vistas como un referendo sobre la gestión de Trump, el mandatario reaccionó primero llamando a la unidad y condenando los “actos de violencia política”, pero luego volvió a atacar a los medios de comunicación.

“Una gran parte de la ira que vemos hoy en nuestra sociedad es causada por el reporte intencionalmente falso e inexacto de los principales medios de comunicación, a los que me refiero como noticias falsas”, tuiteó Trump.

Ataque en serie

Todos los paquetes fueron enviados en sobres de manila con interior de plástico con burbujas, etiquetas de dirección impresas en computadora y seis sellos con la bandera estadounidense. El remitente es el mismo: la legisladora por Florida Debbie Wasserman Schultz, expresidenta del Comité Nacional Demócrata, incluidas las faltas de ortografía en su apellido, dijo el FBI.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, estimó que detrás de estos paquetes hay un atacante en serie y dijo que se trata de “terrorismo”.

El exdirector de la CIA John Brennan, destinatario de uno de los paquetes, enviado el miércoles a la CNN, arremetió contra Trump por atacar a los medios de comunicación. “Deje de culpar a los demás. Mírese en el espejo”, indicó.