Escucha esta nota aquí

Los registros de la página 42 del peritaje, elaborado por el Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (Iitcup) registra conversaciones de chat entre la administradora de LaMia, Miriam Flores, y Loredana Albacete Di Bartolomé, la hija del ex senador venezolano Ricardo Albacete, en la que se refieren al retiro de todo el dinero y al cierre de una cuenta de la empresa para la apertura de otra, pero a nombre de una persona particular. 

Fue el 8 de diciembre de 2016 cuando Loredana se comunica con Miriam Flores y ambas consideran injusta la acción de la justicia de ordenar la detención en la cárcel de Palmasola del gerente general, Gustavo Vargas Gamboa.

Loredana Albacete recibe la información oficial de Miriam que enviaron a la cárcel al general Vargas y califica ese hecho como una arbitrariedad total. Loredana dice: “Dios mío Miriam por favor qué angustia avíseme cualquier cosa”. 

Loredana Albacete expresa su preocupación y le instruye a Miriam que se comunique con la familia del general Vargas para ver si es que necesitaban dinero.  

La administradora responde en ese mismo día a Loredana que “no vaya a depositar a la cuenta de LaMia” y Loredana le contesta con un ok. Sin embargo, Miriam Flores le vuelve a recomendar a Loredana que no deposite a esa cuenta “porque la bloquearán”. “Yo la deje en cero”, dice Miriam y Loredana le responde que “entiendo ok”.  

Por tratarse de un caso muy delicado en esos momentos, Miriam le dice a Loredana: “Pagué lo que pude”. Loredana le responde: “¿Y para pagarle a la gente lo que deposite el seguro?”, y Miriam señala que “se tendrá que aperturar otra cuenta a nombre de un particular y ver con el seguro”.    

Fiscalía amplía y lo sabe todo
La nueva comisión de fiscales, integrada por Mauricio Romero, Luis Montaño y Mirtha Mejía, elabora un informe para la Fiscalía General. Hace una valoración del peritaje, que incluye las 109 páginas de comunicaciones de chat extraídos del celular de Miriam Flores, de 30 documentos, de facturas y certificaciones a nombre de Ricardo Albacete, además de fotografías y audios. Los fiscales conocen ya sobre el cierre de la cuenta y el retiro de todo el dinero para abrir una nueva a nombre de un particular. Además, conocen y analizan los registros de los funcionarios sobre el regateo del combustible de aviación para cubrir los vuelos de LaMia a diversos destinos. 

La Fiscalía anticorrupción, mediante un requerimiento oficial,  logró que un juez amplíe por seis meses las investigaciones, en la que no se descarta incluir al ex senador venezolano Ricardo Albacete, a su hija Loredana Albacete, a la administradora Miriam Flores y a otras personas más.

No saben del paradero deAlbacete 
La nueva comisión de fiscales anticorrupción, después de conocerse el peritaje que revela que Ricardo Albacete y su hija Loredana manejaban en Bolivia LaMia, en una revisión inicial desconocen del paradero de los Albacete.  Los fiscales  están pidiendo a los organismos del orden, como la Interpol, Migración y otros, informes y flujos migratorios.  

Los únicos datos que tiene el Ministerio Público es que tanto Ricardo Albacete como su hija Loredana, solo vinieron dos veces a Bolivia y que por la documentación del expediente voluminoso manejaban la empresa desde el exterior, España y  Estados Unidos. Los fiscales no han recibido ni un memorial de la defensa de los Albacete.

Miriam Flores pide devolución de su teléfono

La Fiscalía anticorrupción de Santa Cruz, que lleva adelante las investigaciones del caso LaMia, recibió pedido de devolución de bienes secuestrados a la administradora Miriam Flores.

La defensa de Flores pidió la devolución del teléfono celular secuestrados al que se le practicó el peritaje, además de documentación y otros bienes.

Los fiscales que integran la comisión, Mauricio Romero, Luis Montaño y Mirtha Mejía, tienen en su poder los memoriales de solicitud que son valorados, aunque consideran que no es pertinente el pedido por cuanto esos objetos, especialmente el teléfono constituye una prueba de las conversaciones, envíos de documentos, certificaciones y otros.  

A Miriam Flores se le secuestró su celular a fines del 2016 después de acudir a declarar a la Fiscalía en torno al accidente fatal.