Entre la tarde del miércoles y la madrugada del jueves ocurrieron tres hechos delincuenciales en la ciudad de Santa Cruz. Hay posiciones encontradas entre la Policía y las víctimas.

Una vivienda ubicada en el barrio Telchi fue asaltado por los delincuentes. J. Escobar, una de las víctimas, contó a la Red Uno, de que el robo se produjo entre las 16 y 17:00 del miércoles y que inmediatamente lo denunciaron a la Policía, pero hasta este jueves ningún agente se apersonó a atender el caso.

Relató que cuando retornó a su casa, la encontró desmantelada. “Aprovecharon que no había nadie y se llevaron todo el dinero de la venta (de abarrotes). Sospechamos de que se trata de una persona conocida, pero queremos que la Policía investigue”, solicitó.

Otro caso que se registró a la misma hora, pero en el centro de la ciudad, en un estacionamiento de la calle Vallegrande de la zona de Siete Calles, supuestamente fue ejecutado por un malviviente. La víctima dejó su vehículo en el garaje y de allí le robaron 20.000 bolivianos.

El administrador de ese negocio fue aprehendido por la Policía para determinar si es cómplice o no en el acto delincuencial.

Un restaurante de pollos en la avenida Cambódromo, administrado por ciudadanos chinos, según el reporte policial, también fue asaltado. Dos hombres armados ingresaron al lugar, redujeron a los comensales y al personal que atendía, se llevaron el dinero del negocio y los enseres de los clientes.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Juan Carlos Ramos, dijo a EL DEBER que en el caso del restaurante de pollos hasta el momento los propietarios no han facilitado datos a la Policía.

Sobre el incremento de actos delincuenciales se limitó a decir que la unidad policial que dirige, esta semana, no ha registrado “hechos palpables”.