Escucha esta nota aquí

El descenso de las incautaciones de cocaína se ve compensado con el incremento de los secuestros de cargamentos de marihuana en el país, lo que ha significado para la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), extremar esfuerzos dado que no estaba previsto que este año se duplicara la incautación del alcaloide de la marihuana con relación al año pasado. Así lo afirma el director de la Felcn, Santiago Delgadillo, quien considera que, aunque no ha habido las incautaciones de cocaína de otros años, los golpes asestados han sido certeros a las bandas de narcotraficantes. 


Las estadísticas de la Felcn muestran un notorio descenso en los últimos ocho años de la incautación de pasta base y de clorhidrato de cocaína, además de la detección y destrucción de laboratorios de cristalización de la droga, laboratorios de reciclaje y fábricas de cocaína (ver gráfico).


La marihuana, que a comienzos de la década tuvo altos índices de decomiso, presentó un bajón en 2013 y luego de un comportamiento fluctuante, pero este año casi duplica las incautaciones realizadas en la gestión pasada, pasando de 118 a 215 toneladas.
Una cuestión de ‘mercado’ de la marihuana por su alta demanda y precio en países vecinos, así como una acertada decisión del gobierno boliviano de realizar interdicciones a la marihuana con la misma importancia que a la cocaína son, a decir del ministro de Gobierno Carlos Romero, las causas de estos resultados. 


Similar situación se presentó en Brasil donde, según el portal globo.com, las incautaciones de marihauan realizadas por Policía Federal crecieron un 28%, con 324 toneladas frente a las 236 del año pasado. En cocaína se incrementó de 41 a 45 toneladas.  


Las estadísticas y los hechos ocurridos este año tienen distintas visiones. El oficialismo destaca el trabajo de la Felcn y habla de que los controles han mejorado desde la salida de la DEA del país; en cambio, la oposición es susceptible y esgrime que el narcotráfico se campea y repercute sobre todo en la inseguridad de los ciudadanos por las disputas entre mafias de narcotraficantes. 

 

La mirada de dos expertos
El exfiscal antidrogas, Joadel Bravo, plantea un mayor control de los precursores químicos indispensables para la producción y refinación de cocaína, además de la integración de la Policía a otras fuerzas del continente, en especial con la DEA por el apoyo económico y logístico con que cuenta, es la propuesta del ex fiscal Joadel Bravo, para hacer más eficaz la lucha contra las drogas. 


A su vez, el ex juez Luis Jaime Cruz, señala que se ha hecho evidente que gente vinculada al gobierno lo está también         al narcotráfico y la sociedad        espera una mayor transparencia empezando por el sistema político.