Escucha esta nota aquí

Un nuevo enfrentamiento entre civiles y militares en torno a mercadería de contrabando provocó la muerte de Edgar Freddy Villegas Ramos, de 40 años, y tres heridos, uno de gravedad (Juan Francisco Tabite, 20) esta vez en la localidad de Pisiga, en el departamento de Oruro. El 31 de enero falleció una mujer en un enfrentamiento con explosivos en Charaña.

De acuerdo al informe del ministro de Defensa, Javier Zavaleta, un convoy de cuatro camiones se disponía a ingresar a la red vial fundamental pasando por un camino de tierra al lado de las antenas de la población fronteriza con Chile. Así, esquivarían el control aduanero.

Un operativo militar, de unos 15 uniformados, paró la intención y habría dado paso a discrepancias. La gente se aglomeró para obtener parte de la mercancía, pero fue disuadida por los militares, quienes “echaron fuego a tres camiones para deshacerse de la mercadería de ropa, línea blanca, negra, entre otros”, contó Leonardo Villanueva, poblador de Pisiga, quien estuvo en el lugar.

“La reacción de los contrabandistas y algunos pobladores nos obligó a utilizar armas de fuego ante la presencia de cachorros de dinamita”, explicó el ministro de Defensa.

Villegas, quien murió tras un impacto de bala de uno de los militares, era natural de Tupiza (Potosí) y llegó a Pisiga con sus familiares para la feria de la comunidad.
El alboroto de la gente por el operativo contra el contrabando lo condujo a la curiosidad y fue entonces cuando recibió una bala, cerca de las 7:30 de ayer.

Ya con el cuerpo inerte, los familiares lo llevaron a Sabaya, distante unos 30 kilómetros de Pisiga, esperando por un milagro, que no sucedió.

Henry Chugar Mamani, jefe médico de Sabaya, informó que Villegas recibió el impacto de bala en el tórax lateral derecho, con salida en el tórax bajo izquierdo que le causó la muerte inmediata. “Por curiosos nos pasó esto”, alcanzó a decir el cuñado de la víctima, quien prefirió no identificarse. El familiar permanecía ayer todavía en custodia de la Policía.
Fiscalía investiga

La Fiscalía y la Policía de Oruro llegaron a Pisiga para las investigaciones de campo, y luego, desde Sabaya, condujeron el cuerpo, a la morgue de Oruro, pasadas las 17:00 para que se le practique la autopsia de ley correspondiente.

Mientras tanto, Tabite, el herido de gravedad, fue atendido primero en el centro de salud de Pisiga Bolívar por una herida de bala en la pierna izquierda y fue inmediatamente trasladado a Oruro para una cirugía reconstructiva.

Luego de ocho horas del suceso, parte de la mercadería incinerada por los militares del Comando Estratégico Operacional de Lucha contra el Contrabando (CEO) todavía ardían y la Fiscalía investigaba el hecho, en medio de una lluvia con tormenta eléctrica que se veía venir en esa localidad, a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar.

Aumenta la violencia

En los últimos años, la lucha contra el contrabando ha provocado varias víctimas mortales. El 31 de enero, personas contratadas por contrabandistas serían los responsables de provocar un enfrentamiento con explosivos contra los miembros del CEO en el ingreso a la población de Charaña y disparar con arma de fuego a una mujer de ese municipio.

Resultado de la violencia que ejercen los contrabandistas, el Gobierno aprobó el año pasado la Ley de Fortalecimiento a la Lucha contra el Contrabando para autorizar a los uniformados que usen armas de fuego.