Christian Poincheval es un inventor francés que se propuso acabar con el desagradable olor de las flatulencias y lo logró. Se trata de una píldora que puede hacer que los gases tengan olor a rosa, chocolate o violetas.

"No fue nada fácil. La mayoría de los laboratorios pensaron que estaba loco", confiesa el emprendedor - citado por el periódico El Mundo - y asegura que él y su esposa las toman todos los días el medicamento hecho en base a plantas.

El nombre de la pastilla mágica es "Pilule Pet" y se puede conseguir en Francia, Estados Unidos, Canadá, Australia, China o Japón.

Sin embargo, no se trata de ninguna novedad. El invento de Poincheval tiene antecesores en porductos como Devrom, los probióticos y la clorofila o el cilantro, que también sirven para neutralizar el mal olor.

"El olor del aire expulsado varía según el tipo de gases y flora intestinal de cada uno. Esto depende de la clase de alimentos que ingerimos", explica Manuel Moñino, presidente del Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Baleares a El Mundo. 

El estrés y los gases

Cuando comemos o bebemos ingerimos aire y eso es lo que ocasiona los gases y eructos. Y aunque todos tenemos cantidades similares de aire en el intestinos, algunas personas sufren de estos males más que otras.

Según David López, médico de familia en el ICS-Barcelona, el estrés y la ansiedad hacen que ciertas personas sean más propensas a soltar gases y sugiere modificar algunos hábitos alimenticios.

López aconseja evitar tomar café o bebidas energizantes para no estar alterado y comer lento para poder masticar bien los alimentos y con la boca cerrada. También sugiere evitar las bebidas con gas (como sodas o cerveza) y la comida grasosa.

Sin embargo, los expertos coinciden en que las flatulencias no son síntomas de una enfermedad ni hay que preocuparse por ellas.