La fe en Dios que tiene Luis Fernando Cárdenas dio la vuelta al mundo, luego de que las cámaras captaran el momento exacto en que el arquero de Guabirá toma su Rosario para besarlo. La escena sucedió tras una gran tapada a un delantero ecuatoriano durante el partido frente a Liga de Quito, que terminó eliminando al equipo azucarero en Montero, a pesar de que los rojos ganaron (3-2) y el portero tuvo una buena actuación.

En la segunda parte, Jonathan Borja quedó mano a mano con Cárdenas que tuvo una gran reacción a puro reflejos e intuyó el disparo desviando el balón a un costado, mientras volvió rápidamente el portero azucarero tomó su Rosario, que estaba colgado en la malla del arco y le dio dos besos rápidamente para luego tomar su posición antes del tiro de esquina.

“Soy un creyente desde siempre. Llevo mi Rosario a todos los partidos, es algo que siempre hago desde que juego en las divisiones inferiores”, contó Cárdenas, que tapó tres mano a mano e impidió que Guabirá pierda ante Liga.

Su fe fue la que hizo que Cárdenas superara una lesión en el hombro izquierdo por la que estuvo a punto de retirarlo del fútbol, ya que no logró jugar durante dos años. Además, dice que sintió la mano de Dios cuando el año pasado estuvo al borde de la muerte por una conmoción cerebral, luego de un golpe muy fuerte durante un partido por el torneo profesional. Los médicos pusieron en duda su continuidad en el fútbol, pero el portero volvió a salir triunfador y ahora es titular indiscutible para el técnico de Guabirá, Víctor Hugo Antelo.