Escucha esta nota aquí

Como se preveía, la bancada oficialista del Movimiento Al Socialismo (MAS) de la Asamblea Legislativa dio su voto de confianza a la ministra de Desarrollo Rural, Nemesia Achacollo. El presidente nato de la Asamblea, Álvaro García Linera, cerró todas las puertas legales para que la oposición, que se proveyó de documentos para la interpelación de la autoridad, no tenga opción para cuestionarla sobre los recursos desembolsados en el Fondo de Desarrollo para los Pueblos Indígenas, Originarios y Comunidades Campesinas.

Confiada en el apoyo que iba a recibir, la ministra ni siquiera se molestó en responder las 15 preguntas del pliego de interpelación que le enviaron tres diputados de su partido, pero las respuestas de la autoridad en un poco más de media hora, fueron suficientes para que la mayoría de la Asamblea, dominada por el MAS, alzara la mano para aprobar su informe y luego la aplaudiera.

“Ha sido una jornada en la que la ministra ha tenido la posibilidad de explicar las dudas de algún sector de la población en torno a su función, como presidenta del Fondo Indígena han quedado absolutamente esclarecidas”, dijo el presidente del Senado, Alberto Gonzales, echando la responsabilidad al directorio del Fondo en su conjunto.

Sin la palabra
La oposición solo pudo manifestarse a través de pancartas que acusaban de mentirosa a la ministra y de devolver los recursos que salieron de la entidad.

De vez en cuando gritaban al unísono “corrupción”, “censura”, pero García Linera les ordenaba que vayan a gritar a su casa o a “un boliche”.
Hasta llamó “Tribilín” al diputado Bernard Gutiérrez, de Unidad Demócrata (UD), se burló de la calidad intelectual de la oposición a los que llamó “pobre gente”.

Algunas cifras
Los datos concretos que informó la ministra Achacollo ante la Asamblea fueron los proyectos y los recursos que recibieron hasta ahora, las organizaciones sociales.

Según sus informes, la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) y sus afiliadas, recibieron un total de 150 proyectos con un desembolso de Bs 100.658.000; la Confederación Campesina Bartolina Sisa aprobó 180 proyectos con un desembolso de Bs 117.454.000.

El Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) se benefició con 117 proyectos y Bs 90.149.000; los interculturales, 357 proyectos con Bs 212.139.000; la Confederación Sindical de Trabajadores Campesinos (Custcb), 289 proyectos con Bs 208.674.000; y el directorio del Fondo, que recibió Bs 56.000.

Pero rechazó su responsabilidad por los desembolsos de recursos sin un control eficiente. “El Fondo es una entidad descentralizada. “Hay 8 representantes de organizaciones nacionales y regionales. Yo soy una de ellos. Como presidenta, puedo convocar (a reuniones de directorio), hacer observaciones (a proyectos) y muchas veces quedarme callada. No he aprobado ningún proyecto. Lo único que hicimos fue aprobar los financieros y dirigir al directorio y en muchas ocasiones, hicimos observaciones”, expresó.

Acusaciones
Más adelante, dijo que quienes la acusan fueron parte del directorio y beneficiarios de los recursos del Fondo. Criticó a los dirigentes indígenas Adolfo Chávez, su esposa, Roxana Marupa, y Rafael Quispe, de haber recibido recursos del Fondo hace varios años. Sin embargo, no explicó por qué en su momento no los denunció.

Los asambleístas interpelantes Juan Cala y Juana Quispe, antes de justificar sus preguntas, le dieron la razón a la interpelada. Quispe y Achacollo utilizaron su idioma quechua, para responsabilizar de los desembolsos a los representantes de organizaciones sociales y culpar a los medios de comunicación de denunciar los proyectos.

La cordura
Quien quiso encarrilar la dirección del cuestionario fue el oficialista, Manuel Canelas. Le sumó otras tres preguntas a la interpelación y pidió que sean respondidas. Pero pese a su buena intención, fue ignorado por la ministra que respondió solo 4 preguntas.

Cerca de las 19.00, luego de las réplicas de los mismos diputados interpelantes, los dos tercios de la Asamblea resolvieron acordar la votación pura y simple y no nominal como la exigía la oposición.
García Linera solo dio la palabra a otra asambleísta del oficialismo e hizo votar por un voto de confianza a la autoridad interpelada con lo que concluyó la sesión.

Mientras tanto, la investigación fiscal por el desembolso de más de Bs 71 millones para 153 proyectos del Fondo Indígena continúa en manos de una comisión de fiscales y nueva lista de convocados