Michelle Bachelet siguió de cerca todo lo que hizo en Santiago el canciller boliviano, David Choquehuanca, y evaluó, junto con su ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, y su agente ante La Haya, Felipe Bulnes, la estadía del diplomático en suelo chileno. En La Moneda hubo molestia por la llegada de la autoridad boliviana, ya que en pocas horas desnudó la falta de cohesión en Chile en torno al diferendo marítimo. Choquehuanca logró lo que quería: visibilizar el apoyo a la causa nacional que existe en Santiago.

Choquehuanca llegó el jueves por la noche a la capital chilena. De inmediato se reunió con el colectivo Casa Bolívar, que logró la visita del diplomático. Ayer, por la mañana, participó de una ceremonia indígena en pleno centro de Santiago y luego se dedicó a dar entrevistas a medios chilenos.

Trabajo con Bachelet
En el diálogo con la radio Bio Bio, el canciller boliviano reveló que con Bachelet se trabajó en “diversas formas” para resolver el diferendo marítimo. Además, señaló que con Sebastián Piñera se mantuvo la agenda de los 13 puntos con la intención de solucionar el acceso al mar para Bolivia.

Ya para mediodía Choquehuanca logró que estudiantes y diferentes sectores apoyen la causa nacional y lanzó un duro mensaje: “Todos saben que tenemos la razón”. Eso provocó la molestia de Muñoz y lo obligó a salir en público. “Esta visita es un intento propagandístico” y consideró que la llegada de su homólogo intenta mostrar “una supuesta ausencia de cohesión nacional”.

Ese concepto no existe en Chile, según el coordinador de Casa Bolívar, Roberto Muñoz, quien dijo que en el vecino país hay sectores sociales y partidos políticos que piden una salida soberana al mar para Bolivia. “No hay cohesión, no bloqueamos el pedido del pueblo boliviano”, dijo.
Muñoz detalló que Casa Bolívar y otros colectivos sociales “no tienen representación” en el Estado chileno.

Al finalizar su visita, Choquehuanca ofreció una rueda de prensa en la que ratificó que existen “temas pendientes” entre Bolivia y Chile. “Yo solo llegué a Chile con un mensaje de hermandad”, respondió