Escucha esta nota aquí

Una de las comerciantes aprehendidas por vender carne en mal estado se sometió a un proceso penal abreviado y fue condenada a dos años de cárcel por el delito de atentado contra la salud pública, informó el responsable de Mercados de la Alcaldía de Santa Cruz, Jorge Negrete.

"El delito prevé una condena de entre uno a 10 años. Como ella se sometió voluntariamente recibió una condena mínima de dos años tras declararse culpable del delito de atentando contra la salud pública", explicó la autoridad.

La sindicada no purgará su condena en la cárcel debido a que el Código de Procedimiento Penal prevé su libertad previa cancelación de una fianza, en caso de sentencias menores a dos años.

Junto a la imputada fueron aprehendidos otros 11 carniceros sorprendidos vendiendo carne en estado de putrefacción a la que le ponían sangre fresca para que los compradores crean que se trata de un producto fresco.

Carniceros denuncian "abuso"

Por su parte, el representante de la Asociación de Carniceros de Santa Cruz, Oscar Claros, calificó como "un abuso" el accionar de las autoridades del municipio al detener directamente a los infractores sin comprobar plenamente el delito.