Escucha esta nota aquí

Una vez hayas elegido el mejor árbol para tu hogar, pensando sobre todo en la comodidad y espacio antes que en uno que sea esplendoroso, debes seguir algunos pasos para que el decorado se haga sencillo y al final presente una versión que refleje todo el espíritu navideño propio de la época.

1. Las luces 

Es lo primero que debes poner antes de empezar a adornar el árbol, pues si colocas las luces al final, podrías enredarlas con los adornos y resultaría más aparatoso.

Ponlas de arriba a bajo y empezando por el interior de las ramas para luego sacarlas al exterior. Eso sí, recuerda que debes tener un cuidado especial con ellas: no las dejes encendidas cuando salgas de casa o cuando te vayas a dormir.

La elección de luces con música también depende de cómo quieres que sea el ambiente. Es lo mejor usar esa opción en Noche Buena y no cansar con la melodía desde que el árbol se arme con semanas de anticipación. 

2. Los adornos

Existe en la actualidad una variedad de adornos tan amplia en el mercado que se convierte en todo un reto elegir los adecuados. Sin embargo son tres aquellos que no pueden faltar en el arbolito:

-Las bolas. Se aconseja que sean de un solo color (máximo dos) y no una gran variedad, esto para darle algo de uniformidad a los adornos.

-El espumillón, conocido popularmente como cola de mono, oropel o tinsel. Es una especie de guirnalda que rodeará a nuestro árbol. Es un recurso ideal para brindar frondosidad al árbol y debe comprarse en un color que haga juego con las bolas. 


-La estrella. Es el remate final e infaltable del decorado. Se aconseja que se destaque por sobre los demás adornos pero que no sea tan grande que quite impacto a todo el árbol.

3. Elige 1 ó 2 colores y un estilo de decoración

Da lo mismo qué color elijas, lo importante es que mantengas la coherencia en toda tu decoración navideña. Puedes optar por los clásicos rojo y verde, que son el símbolo de la Navidad o usar como opción el azul, el plateado o el dorado.

4. Si tienes mascotas en casa

Ten muchísimo cuidado con la decoración del árbol, especialmente con las bolas y las guirnaldas. Son elementos que les llaman mucho la atención, especialmente a perros y gatos, pero si las bolas se rompen podrían meterse los trozos en la boca y ahogarse.

Reparte entonces las bolas en una parte alta, y en la baja puedes poner también bolas pero que sean de plástico, para que no puedan romperlas y no les hagan daño.

Recuerda que “menos es más”

Un árbol adornado de manera proporcionada y sin exageraciones muestra sobriedad sin quitarle esplendor, en cambio otro que lleva exagerada decoración provoca ruido visual. Equilibrio ante todo.

5. Decóralo con ayuda de tus hijos 

Decorar el árbol con tus hijos puede ser un plan muy divertido y es una buena oportunidad para dejar volar su imaginación y sacar la creatividad que llevan dentro.

*Esta nota se elaboró en base a información publicada por los sitios Navidad.es, Decotherapy.com y Enfemenino.com